jueves, 16 de octubre de 2014

Pensamientos encadenados sobre el parto

Ooh si, hermanas, cada mujer encierra en si misma su propio universo.. por eso, aunque la fisiología marca las necesidades de la mamífera de parto, en cada mujer única toman una expresión.. cuánto juego da esta parte racional nuestra!

Y entonces es cuándo pienso en los protoclos de parto tan estrechos, tan llenos de cifras que hay que buscar en máquinas, como si el parto y el nacimiento fueran un acto mecánico que se puediera controlar, como si todas las mujeres y todos los bebés fueran iguales y se puedieran controlar!

Pienso en una mujer pariendo y todos los que la acompañan mirando a una máquina.. y me parece todo tan absurdo.. quién la mira a ella? quién la siente? la mujer queda sola rodeada de máquinas y pitidos.. y las manos aparecen casi exclusivamente para recolocar las correas sin ni siquiera esperar a que pase la contracción. Durante un tiempo pensé ¡qué falta de respeto a la mujer! pero ahora entiendo que simplemente no la ven. ¡Cuánto se pierden de vida estas personas afortunadas! tantas oportunidades de acariciar lo sagrado y.. no lo ven..

En las Universidades no enseñan de Amor.. solo de números.. y la Naturaleza ideó el parto para que se produjera con y rodeado de amor. Con miedo no se puede parir!! y rodeada de miedo tampoco.. y hay tanto miedo.. miedo a la vida.. miedo a la muerte.. miedo a que pase algo.. ¡ah si! éste es un miedo muy habitual tanto en mujeres que van a parir como en profesionales.. y así se justifican un montón de intervenciones que lo único que hacen es interferir en la fisiología y voilá.. se cumple la profecía y pasa algo! Menos mal que la mano del hombre está preparada para arreglar lo que ha fastidiado.. casi siempre.

Amor.. en las Universidades deberían enseñar más de Amor.


sábado, 6 de septiembre de 2014

Parir desde el Cuerpo: la hembra de poder

Imágen sacada de Google.

Sucede que cuando una mujer empieza a darse cuenta de cual es el panorama general de la atención a la embarazada y al parto normalmente queda en un estado de estupor. "Pero por qué hacen..?", "pero por qué no dejan..?", "pero si ya se sabe que.. por qué siguen..?", "pero y.. sin decirte nada?" y ante la alarma que crea el saber, muchas mujeres empiezan a ponerse en primera instancia a la defensiva. Es la reacción normal ante un peligro.. porque en esta ocasión, huir no pueden.(1)

Y ésto es algo malo, entendiendo malo como una situación desfavorable para la mujer. Una mujer no puede acudir a los controles del embarazo en estado de alerta, no puede parir en un estado de alerta, no puede parir sintiéndose en peligro. Entonces, qué hacemos? Cierto es que tampoco podemos seguir siendo ingénuas y cerrar los ojos ante lo que ya hemos visto.  Este es un estadio inevitable ante la toma de conciencia de la situación que estamos describiendo. Y es necesario ir más allá y superar la desconfianza que de pronto sentimos, la desorientación que nos llena de indignación e impotencia.

Algunas mujeres con recursos (económicos, emocionales, logísticos, ..) al final encuentran una vía por la que huir y deciden salir del sistema. Buscan profesionales de su confianza para que les lleven el embarazo y las asistan en un parto en casa o en centros privados que les garantiza la seguridad que necesitan.

Pero otras mujeres, muchas, por diversos motivos, no pueden hacerlo y tienen que enfrentarse al peligro. Y quiero remarcar en este punto que el "peligro" puede ser más o menos coincidente con lo que la mujer teme. No estoy hablando de un peligro real e inminente sino de una sensación de peligro que la mujer experimenta al echar un vistazo a lo que hay. Porque lo cierto es que todavía son mayoría los profesionales que no atienden a la fisiología del parto y lo hacen más desde el miedo que causa la desconfianza en el cuerpo femenino y su naturaleza, y todavía existen profesionales que lucen una actitud altiva que les lleva a tratar a las mujeres como si fueran niñas. Y protocolos obsoletos y amenazantes, y prácticas sin sentido, .. Así es que aunque este peligro no es real en todos los casos, la sensación de peligro esta más que justificada.

Volviendo al tema después del rodeo, lo que me interesa y preocupa es cómo impulsar a las mujeres que se encuentran en este estado de desconfianza y a la defensiva para que puedan avanzar y dejar de sentirse en peligro. Que puedan transformar las emociones de contracción en otras más expansivas.. ¿Cómo dejar atrás el miedo?

Desde donde puedo ver ahora mismo, diría que el camino (o uno de ellos) pasa por tomar conocimiento de nuestro cuerpo. ¿Qué es lo que va a acontecer en él? informarse sobre la fisiología del parto da una idea de lo que ocurrirá en el cuerpo de la mujer, cómo la Naturaleza ha previsto llevar a cabo una de las acciones clave para la subsistencia de nuestra especie. Creéis que hubiéramos llegado hasta aquí si este mecanismo no funcionara a la perfección? Las mujeres tienen que saber ésto! Este conocimiento mitigará miedos, les hará  ganar en confianza, y les dará mayor seguridad. Confianza en que están hechas para parir y por lo tanto pueden hacerlo! Seguridad para hacerse responsables de sus propios cuerpos y procesos porque saben lo que necesitan. Porque como dice la Dra. Northrup (2) "cada mujer sabe más de sí misma que cualquier otra persona", pero a menudo, y por nuestra existencia reducida a seres mentales, un conocimiento corporal como éste solo despertará a través del intelecto.

Sin embargo no podemos quedarnos en el conocimiento mental del cuerpo, es necesario ponerse inmediatamente a atenderlo, a dedicar tiempo a quedarse en silencio y escucharlo, a re-aprender a captar sus mensajes.. y así poder contar con la sabiduría del propio asistente interior. Cuanta más práctica se tenga en escucharlo más fiables serán las propias sensaciones y más seguridad tendremos al tomar decisiones que atañan al propio cuerpo, porque "sabemos" cuando algo va bien y cuándo algo no va del todo bien. Esto es importantísimo! Lo que necesita la mujer es recobrar la confianza, una confianza que tenía depositada en el exterior y la perdió. Pues bien, recuperemos la confianza pero situémosla en nuestro interior. Sería lo más apropiado.. y desde ahí podremos buscar aliados en el exterior, por supuesto, porque los necesitamos, pero ya no iremos a ciegas.

Este asistente interior también llamado intuición, voz interior, guía interior, Mujer Salvaje, mamífera, hembra de poder.. no dejará que nadie nos haga nada que no queramos, nos permitirá discernir cuál es la acción correcta, a quién escuchar y a quién no porque distinguiremos claramente la voz del miedo, .. en definitiva, contaremos con la sabiduría que nos asegura las condiciones de mayor seguridad.

Y porque creo realmente en ésto, uno de los objetivos que considero más importantes de Parir desde el Cuerpo es tomar contacto con la hembra de poder que cada mujer ya es cuando se acerca a sentarse en círculo con otras hembras de poder. Ella se manifiesta a través del Cuerpo y Ella es "La que sabe" parir.. por esta razón suelo decir que solo se puede parir desde un sitio.. y ese sitio es tu Cuerpo.

A lo largo del taller cultivaremos la conexión con Ella de diferentes maneras, a través de nuestros diferentes cuerpos: el físico, el mental, el emocional y el espiritual también. Prestaremos atención a nuestros pensamientos, emociones, sueños y sensaciones corporales. Pero cómo lo haremos no os lo puedo explicar porque.. eso hay que vivirlo! Solo os diré que no estaremos solas, que contaremos con los mejores guias.. vuestros bebés.. pero de ellos hablaremos otro día :)

Mientras tanto agudiza tu oído.. puede que tu Cuerpo te esté hablando..

Carolina Manzanares.
Doula.

---------------------

(1) ante un peligro inminente, el cuerpo humano está diseñado para atacar/defenderse o para huir.
(2) En su libro "Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer", pág. 50

viernes, 29 de agosto de 2014

Amamantar, un acto de amor


Katie m. Berggren
Amamantar es, sin duda, un acto de amor. Y no me estoy refiriendo a lo que igual estás pensando, que es un sacrificio que hago por amor a mi hijx. Lo que estoy diciendo es que es algo que no se puede hacer si estás enfadada.. no se pueden hacer ciertas cosas con alguien cuando una está enfadada con ese alguien.. no se puede abrazar, besar, hacer el amor, sonreir.. o por lo menos no se pueden hacer sin traicionarse a una misma. Pues eso mismo sucede al dar teta.

Esto queda patente sobre todo cuando el que mama ya no es un bebe. J tiene 4 años y medio y algunas veces tenemos nuestros desencuentros.. y algunas veces acabo sintiendome enfadada con él, lo que solo tiene que ver conmigo y nada con él pero bueno.. acabo sintiendome enfadada con él. Si en ese momento me pide teta, yo seguramente le diga que "ahora" no puedo, que me tengo que tranquilizar y que me de un poco de tiempo. Pero si por algún motivo me traiciono a mí misma y le dejo que tome mientras estoy enfadada, mi cuerpo lo rechaza. La sensación la vivo como muy parecida a la agitación del amamantamiento que sentía con L durante nuestro cortito tandem (lo contaba aquí) pero mucho menos desconcertante porque el motivo del rechazo está claro. En cuanto consigo manejar mi enfado y restablecer el amor en mí, el rechazo cesa.

Que me haya dado cuenta de ésto en los últimos meses después de más de 6 años amamantando me resultó raro. Por un lado, pienso que con un bebe es más difícil enfadarse. Y por otro, veo que el trabajo de los últimos años respecto a la consciencia corporal y la autoobservación me permite darme cuenta de ello ahora. Qué importante esto último, verdad? es una forma, si no la única, de proteger al bebe o niñx de una carga emocional que no le corresponde.

Y el caso es que con todo ésto me he quedado pensando en una cuestión.. me pregunto si alguna de esas lactancias negadas o no disfrutadas no tendrán que ver con enfados, a nivel inconsciente o al menos no conscientes, de la madre hacia su bebe. Y si ésta fuera la causa de que algunas madres se vean incapaces de amamantar gozosamente? Se que sanar ciertas heridas puede llevar toda una vida y una lactancia es aquí y ahora, lo se.. pero también se que ciertas cosas que nos molestan y que en principio no vemos no están tan hondamente enterradas y que con solo mirarlas puede que se liberen.. o al menos lo necesario para permitir que el amor vuelva a fluir.

Sigo dándome cuenta de que la lactancia es grande, grande y nos abarca enteras. Hasta dónde has notado que te abarca a tí?

Gracias J, mi precioso cachorrín, por apremiarme a restablecer el amor en mí cuando me nublo.
Gracias a tí también L, amor de mi vida, y perdona.

domingo, 13 de julio de 2014

Luna Roja


Mi sangre se ha retrasado unos días para coincidir con la Luna Llena de ayer. La verdad es que me siento un poco incómoda sangrando a plena luz de la Luna.. es como si me quedara sin la oscuridad que me pertenece y de la que tanto disfruto.. en la que me cobijo. Sin embargo me pregunto qué tendré que ver.. qué es lo que la Luna Llena tiene que mostrarme en mi oscuridad. Cierto es que llevo tiempo pensando que me gusta demasiado el mundo subterráneo, que tengo que volver.. será eso? Y aquí me encuentro hoy.. como un animal nocturno atrapado en la luz, con los ojos muy abiertos, sientiendo a flor de piel, agudizando el oido.. se que hay algo que debo ver.. la sangre me mostrará el camino y entonces ¡shhhh! ahora debo callar.. shhhh.

Carolina Manzanares.
Luna Llena + 1. Día Ciclo: 2.

lunes, 2 de junio de 2014

Sonrisas






Hoy el Spotify me ha descubierto esta canción y toda ella me ha llegado hondo.. y me he descubierto sonriendo mientras la escuchaba por primera vez.. pero me he dado cuenta de que era una sonrisa como triste, pero no sentía tristeza.. y entonces he pensado en la de sonrisas diferentes que hay.. verdad? hay sonrisas tristes, sonrisas alegres, sonrisas que rememoran y sonrisas nerviosas que anticipan, sonrisas de ensoñación, sonrisas de amor, sonrisas maliciosas, sonrisas abiertas y sonrisas tímidas, sonrisas que duelen, sonrisas sanadoras, sonrisas cómplices de otra sonrisa, .. y luego me he dado cuenta de la asociación de ideas que sucedía en mi mente mientras cortaba en cuadraditos las verduras para el pisto que comeremos hoy.. y he decidido cesar la cadena de pensamientos.. y luego he pensado que para qué.. y me he dicho a mí misma que para mantener la atención en el momento presente.. ah claro! vale.. y he recuperado la atención.. pero enseguida ha aparecido otro pensamiento.. que me gustaba pensar en sonrisas y dejarme llevar por la música que hoy ha volado hasta mí.. así que al final he decidido poner atención en pensar en sonrisas mientras brinco por un pentagrama lleno de notas y claves de sol que corre entre nubes y muchos arcoiris.

Hoy me gustaría regalaros una sonrisa y una canción.

viernes, 23 de mayo de 2014

Tendiendo puentes



El único problema que tienen los niños son los adultos. Y si no es el único por lo menos es el mayor. Y es que no nos entendemos! Los niños son irracionales. Son emotivos, instintivos, emocionales.. Nosotros, sin embargo, somos del todo racionales, no nos dejamos llevar por las emociones, y.. el instinto? ja! el instinto! eso es de animales! (dirían algunos) Como veis pertenecemos a dos mundos no solo diferentes sino además contrarios. Cómo nos vamos a entender?

Si queremos acercarnos a nuestros niños, entenderlos, (solo si queremos), tendremos que hacerlo desde su mundo, no nos queda otra que adentrarnos en él, en ese mundo irracional, instintivo y emocional que tanto nos asusta. Pero ¿cómo hacer eso? no sabemos movernos allí, no sabemos ni si quiera cómo dejar este mundo racional. Pero ya se puede hacer eso? no tenemos práctica para andar entre emociones, y además.. si no hay raciocinio, mente.. qué es lo que hay? ya hay algo?!! (pensarán algunos)

Yo solo se una cosa, y es que lo irracional no entiende de métodos ni de reglas. Y que ni las emociones ni el instinto se dejan domesticar. Así que podemos ir olvidándonos de cualquier método racional que se le ocurra a nuestra mente racional dentro de nuestro mundo racional. Tenemos que buscar otro puente porque ese no existe. Y pienso que la CREATIVIDAD puede ser uno de esos puentes que nos acerquen al mundo instintivo y emocional de los niños. Porque la creatividad implica dejar a un lado la mente y conectarnos con el instinto.. he aquí un puente para movernos entre los dos mundos. Desde luego que empezaremos a practicarla desde el lado más racional, no puede ser de otra forma, estamos aquí.. pero será una forma de empezar a cruzar el puente, y con práctica podremos irnos alejandonos de lo racional hacia lo instintivo.

Y qué tal empezar a experimentar jugando? Jugando con nuestros hijos pero sin reglas, o mejor dicho, sin nuestras reglas.. dejemos que las pongan ellos en todo caso. El otro día, J, de 4 años, quería jugar al parchís. Nos pusimos a jugar al parchís pero él me descubrió nuevos caminos en el tablero. Habíais pensado alguna vez que el parchís pudiera tener otro recorrido diferente al que conocemos? Pues lo tiene! No creais que no me resistí al principio.. "pero J, es por aquí", "noo, es por aquí" me decía él con total convicción. Y me dejé llevar.. y fue interesantísimo! Y puede que eso no vuelva a repetirse, el juego al que jugamos digo, lo más probable es que la próxima vez juguemos a otro juego.. aunque sea sobre el mismo tablero de parchís que yo creía que solo guardaba un juego. Pero esa es la magia de la creatividad.. que es algo del momento.. lo que nos obliga a estar atentos al momento presente, a estar.. despiertos.

También podemos inventarnos cuentos. Inventarlos junto a los niños y dejarnos ir más allá de nuestros cercos mentales ayudados por ellos, por su imaginación, por su innata creatividad. Porque la creatividad es innata. No olvidéis que cada uno de nosotros fue un niño o una niña que bebía directamente de esa fuente inagotable, lo que pasa que en algún momento.. empezamos a mirar a otro lado (o nos hicieron mirar a otro lado) y nos olvidamos de esa fuente hasta que ahora ya no sabemos ni cómo llegar a ella de nuevo. Pero sigue ahí, fluyendo..

Os atrevéis a dedicar parte de vuestro valioso tiempo en este mundo racional a encontrarla? Hay tantas maneras de hacerlo como personas, yo solo os he puesto un par de ideas. Ahora tenemos una ventaja y es que contamos con unos pequeños y sabios guías. Aprovechémoslos! Y no es que tengamos que hacer este esfuerzo de salir a explorar fuera de nuestro cómodo mundo racional por ellos, sino que gracias a ellos, contamos con un nuevo impulso y motivación en nuestras vidas que nos lleva a querer salir a explorar fuera de nuestro cómodo mundo racional.

Yo se, no con mi parte racional sino con la instintiva, que la creatividad nos permitirá resolver los conflictos que surgen en el día a día de una forma más fluida y satisfactoria para todos. Este es el puente hacia mis hijos y hacia mi misma que estoy cultivando ahora.. pero hay más, muchos más. Conozco otro, el CUERPO, pero de éste os hablaré otro día.

¿Cuáles son vuestros puentes?


miércoles, 30 de abril de 2014

El grito del cuerpo

Ilustración: Mercedes deBellard

EL GRITO DEL CUERPO

Pareciera que a lo más que podemos aspirar las mujeres fuera a no sentir nada
porque llega un momento en que nuestro cuerpo,
en su afán por que le escuchemos, 
nos habla tan alto que.. 
duele. 

Pero él no se va a rendir, sabedlo!
Gritará cada vez más fuerte, 
gritará lo que haga falta,
 tiene mucho que gritar un cuerpo de mujer. 

Gritará hasta con el silencio.. 
y ése..
ése es el grito más desesperado. 

Dime, mujer, oyes gritar a tu cuerpo? 
si es así, enhorabuena!
todavía no está todo perdido!

~ Carolina Manzanares ~


viernes, 29 de noviembre de 2013

6 años



Ayer mi pequeña cumplió 6 años. Lo pasamos genial! Hicimos una merendola a la que invitó a sus amiguitos y amiguitas y también experimentó la trampa de las expectativas. Un día muy rico en emociones se puede decir.

Mientras desayunábamos empezamos hablar de su nacimiento y de cuando era una bebita igual de preciosa que ahora pero muuucho más chiquitina. Ella me escuchaba con los ojos muy abiertos y me preguntaba cosas que ya sabía pero que quería volver a escuchar. Y nuestra conversación matutina me dejó el resto de la mañana pensando en aquel día del 2007 en el que yo paría por primera vez.

Yo quería parir sin epidural entre otras cosas porque las agujas cuanto más lejos mejor, que pinchan! y bueno, no me sentía incapacitada para parir, por lo menos quería probarlo y probarme. Y así llegamos al hospital, hacia las 3 de la madrugada del mismo 28 de Noviembre, dilatada de 4 centímetros. Mi compañero y yo estábamos muy emocionados, por fin íbamos a tener en nuestros brazos a nuestra pequeña L! Le dije a la matrona que me gustaría tener un parto natural y me dijo con una gran sonrisa "muy bien, te ayudaremos en todo lo que podamos!". A las 5 horas resulta que solo había dilatado un centímetro, ooooh, ella esperaba más y me dijo que tendrían que ponerme oxitocina para ayudar un poco al parto. Yo le dije, pero ya aguantaré sin epidural? porque había leído en algún sitio que las contracciones con oxitocina sintética eran difíciles de aguantar. Pero ella me dijo, "si mujer, te pongo el goteo al mínimo", y eso hizo.. y yo la dejé hacer. Hasta el momento yo había estado descansando, dormitando, las contracciones me dejaban hacerlo. Pero a partir de ese momento todo se aceleró, las contracciones empezaron a sucederse con mucha más intensidad que como lo estaban haciendo hasta entonces. Entre contracción y contracción me quedaba como un trapo y me sentía como un poco fuera de lo que me estaba ocurriendo. Recuerdo como mi cuerpo gritaba sonidos guturales que salían de lo más hondo de mí. Cuando sentí ganas de empujar creo que volví un poco a mí. Hubo cambio de turno de matrona y en el expulsivo estuve con otra. "Me han dicho que quieres un parto natural, perfecto! Haremos todo lo que esté en nuestra mano." En el expulsivo yo estaba preocupadísima por la episiotomía, que no quería agujas y menos tijeras en mi cuerpo! Le dije a la matrona que si me iba a hacer episiotomía, que no la quería, ella dijo que no. Cuando le ví ponerse los guantes volví a preguntarle, "me vas a hacer episiotomía?" y ella dijo que no, que estuviera tranquila que me avisaría antes en caso de hacerla. Un poco después, me dice "esto con episiotomía ya había terminado" a lo que yo seguí diciendo que no quería episiotomía. Al final mi pequeñita salió hacia las 14:15 y nos encontramos! Se la llevaron unos minutos a hacerla toda clase de perrerías que yo no sabía que les hacían y así acabó nuestra historia en el paritorio.

Al final yo cumplí a medias el objetivo que tenía, parí sin epidural aunque mi parto no fue natural, aunque durante un tiempo estuvimos pensando que lo fue. Lo que si tengo claro es que las dos matronas me mintieron cuando me dijeron que me ayudarían en todo lo que pudieran para que tuviera el parto que quería. Aunque igual no me mintieron y realmente no podían eludir los protocolos o su falta de confianza en la sabiduría del cuerpo femenino. El caso es que ponerme oxitocina sintética y decirme al final del expulsivo que con episiotomía mi hija ya habría salido no es ayudar mucho, no creéis?

Por otro lado, yo llegué al parto muy mal informada, no sabía mucho sobre la oxitocina y lo único que tenía claro era que no quería que me pincharan ni me cortaran, así que todo lo que implicara eso yo no lo quería. Pero cómo es que estaba tan mal informada si fuí a clases de preparación al parto? no era eso suficiente o qué? Y además nos las dio una matrona estupenda que nos hablaba del colecho, nos puso un montón de vídeos de mujeres pariendo en plena naturaleza y nos contó los efectos secundarios de la epidural. Y me pregunto por qué no dije no a la oxitocina? y me pregunto por qué nadie me contó lo de las sondas y el antibiótico ocular y los pinchazos? Y por qué durante un tiempo estuve creyendo que pude parir sin epidural gracias a las matronas cuando en realidad fue a pesar de ellas? Y por qué en esas clases de preparación al parto no nos hablaron de oxitocina sintética, ni de fisiología del parto, ni de protocolos, ni de métodos alternativos al dolor, ni de las necesidades de la mujer de parto y las del bebe? esa matrona estupenda no nos contó nada de eso! Cuando algún tiempo después, empecé a informarme a fondo para el parto en casa de J , mi percepción sobre el nacimiento de L cambió, y me sentí ingénua, inocente, engañada. "Pero.. cómo puede ser? si tuviste un parto natural y sin episiotomía!" que nooo, que no fue natural, que fue sin epidural.. y más que a las matronas éso y lo de la no-episiotomía se lo tengo que agradecer a mi miedo a las agujas y objetos cortantes.

No fue un parto malo, no cortaron mi cuerpo, ni sacaron a mi bebe, me probé que era capaz de parir a pesar de los impedimentos (porque solo el mensaje de que tu cuerpo va muy lento, necesita una ayudita no empodera mucho a la mujer, es una mina para la autoconfianza de la que pare y puede poner en peligro el parto). Solo es que no me gusta que me engañen.

Gracias pequeña mía por darme la oportunidad de escribir sobre tu nacimiento y mi parto. Tuviste que pagar en varios aspectos la inocentada de una madre primeriza y que además funciona según el método ensayo-error. Todavía lo tienes que pagar, verdad? porque la tarta de ayer jajajaja

¡¡FELICIDADES MI AMOR!! TE QUIERO

martes, 10 de septiembre de 2013

El primer día de clase

El primer día de clase, la profesora cuenta un cuento a sus alumnos de primero de primaria. Va de un niño que cuando se porta mal su madre le da unos azotes en el culo. El culo le pide al niño que se porte bien para no recibir más golpes pero el niño no le hace caso. Así es que, como el culo no estaba dispuesto a seguir siendo azotado, una noche se va. A la mañana siguiente, el niño se encuentra con que no puede hacer muchas cosas como sentarse o montarse en los columpios. Por la noche pide que vuelva su culo y asegura que se portará bien.

¡¿Qué os parece?! El mensaje claramente es éste: si no os portáis bien, o sea, hacéis lo que yo digo cuando yo lo digo, os arrepentiréis. Por no hablar de los azotes! normalizar desde la escuela el maltrato físico es algo penoso de verdad.

Lo cierto es que mi hija se tronchaba con eso de que el culo se despegaba y se iba solo, le hacía mucha gracia. Yo le preguntaba "pero.. qué es portarse mal?", ella me contestaba "pues jugar a indios en casa y romper un jarrón", "ya.. la casa no parece un buen sitio para jugar a indios, no?, "noo", "y por qué su madre no le decía donde podía jugar a indios sin peligro de romper nada?", "no sé.. le pegaba..", "yo creo que ningún niño debería recibir azotes, da igual lo que haga, siempre hay una forma de decir las cosas sin hacer daño, por muy enfadado que uno esté", "yaa, le podía haber dicho que no le gusta que le rompan sus cosas!"

Me asusta que los niños vean normal la violencia que se ejerce contra ellos.. porque entonces verán normal cualquier tipo de violencia y aunque no les guste, ni siquiera la justifiquen, bajarán la cabeza.. porque las cosas son así.. es lo que ven, reciben, les han enseñado.. Y aunque en casa nos esforcemos porque la violencia no sea lo normal el mundo va ocupando cada vez más espacio en nuestro pequeñines y la verdad, a veces se siente vértigo. Me gustaría y deseo con todas mis fuerzas que desde la escuela este tema se tomara tan en serio como leer y escribir pero es algo que, independientemente de la filosofía del centro, depende en gran medida de la sensibilidad del profesor o profesora.


Sabéis lo que haría yo el primer día de clase? trataría el hecho de que cada una de esas pequeñas personitas son seres únicos, irrepetibles y valiosos en sí mismos. Me parece importante recalcar ésto en un tiempo y en un espacio en el que todavía se penalizan las diferencias.

Me viene a la mente Elmer, el elefante de colores, lo conocéis? Elmer, como decía, es un elefante de colores y vive con muchos otros elefantes todos de color gris. Elmer simpre les hace reir. Una noche le da por pensar que como no se van a reir de un elefante de colores, donde se ha visto eso! Concluye que está harto de ser diferente y esa misma noche deja la manada para pintarse de gris. Cuando vuelve nadie le reconoce. Después de un tiempo entre el resto de elefantes le empieza a entrar la risa, no aguanta más, levanta su trompa y les pega un susto tremendo gritando "tururuuuú". Entonces todos empiezan a reir y se alegran tanto de volver a tener a Elmer entre ellos que deciden hacer una fiesta en la que todos los elefantes se pintan de diferentes colores y formas, como Elmer!

Terminaría diciendoles a los niños que en esta clase todos ellos son como Elmer, cada uno con sus colores y formas, como en la fiesta final. Les diría que cada uno tiene sus gustos, su forma de hacer las cosas, su ritmo, que a unos les hace sentir bien unas cosas y a otros otras, cada uno tiene sus dibujos favoritos, su juego favorito, su cuento favorito, a unos les gusta más bailar y a otros cantar, a unos se les da mejor una cosa y a otros otra.. quizá les preguntara a cada uno qué es lo que les gusta más del mundo entero y qué es lo que menos. Sería una bonita forma de ir conociéndonos todos. Total, qué más se puede hacer un primer día de clase!

Luego les daría una hoja con el dibujo de un elefante en blanco y les pediría que pintasen a su elefante como ellos quieran. Y colgaría todos esos Elmers con nombres de niños en el aula, bien a la vista, para que tengan presente que ellos son así, únicos e irrepetibles.

martes, 4 de junio de 2013

Madres emocionalmente responsables


Una madre emocionalmente responsable es aquella que se hace cargo de sus propias emociones, de su expresión sana, y a la vez reconoce las emociones de sus hijos y propicia su educación emocional. Lo cierto es que la segunda parte es consecuencia directa de la primera y sin la primera parte es casi imposible que se de la segunda.

Una madre emocionalmente responsable detecta cuándo su vaso se está llenando y actúa para que no llegue a rebosar. Sabe que entonces puede llegar a una situación muy difícil de controlar y muy difícil de restablecer. Ya estuvo otras veces ahí y llegar tan lejos no trae nada bueno. Quizás en el pasado no era consciente de cómo iba acumulando tensiones, emociones fuertes que ocupan mucho sitio y que inevitablemente tendrán que salir, quizás no se daba cuenta hasta que la gota caía y lo reventaba todo. Y nadie entendía nada, ni ella, ni sus hijos, ni quienes la rodeaban. Y cuándo eso sucedía ella se sentía frágil, rota, culpable, fracasada.. y puede hasta que culpabilizara a otros, a sus hijos, a su compañero, al mundo entero!

Una madre emocionalmente responsable sabe que cuando su vaso se está llenando es hora de recurrir a la tribu. Le dice a su compañero o a su madre o a su amiga que necesita un rato a solas, que si puede quedarse con los niños, que necesita serenarse. Cuando en el pasado la mujer detectó esta necesidad le resultó difícil cubrirla.. le costaba pedir esa ayuda por un motivo tan tonto como serenarse.. parecía un capricho! y además, a quién le pediría que se quedara con sus hijos? a su compañero, claro.. pero cuando no estaba él? no tenía tribu.. o no la veía. Pero según fue ganando en responsabilidad emocional empezó a dejar atrás vergüenzas y se atrevió a pedir ayuda a sus allegados.. empezó a mostrarse en su vulnerabilidad con toda la fortaleza que eso implica y fue así cómo descubrió a su tribu.

Sin embargo, porque la vida es así y todos los días somos diferentes y el control es una ilusión, una madre emocionalmente responsable rebosa su vaso.. a pesar de todo lo anterior. Y cuando ésto sucede la mujer sigue haciendose cargo de sus emociones, no culpa sino que se responsabiliza, y ésto es tremendamente importante para sus hijos ya que a menudo se carga a los niños con lo que solo corresponde a los adultos. "¿Qué le has hecho a tu madre que está tan enfadada?" "Siento haberte gritado, cariño, pero me has enfadado mucho" "No puedo seguir así! O cambiáis o me va a dar algo!" Este tipo de mensaje hace mucho daño a los pequeños (y no tan pequeños).

Lo que quiero decir es que una madre emocionalmente responsable sabe que sus emociones y cómo las exprese son cosa suya y solo suya, jamás responsabilizaría a nadie y menos aún a sus hijos. A pesar de la frustración que le puede acarrear a una persona verse dominada por sus emociones, esta mujer sabe que nada en la vida es estéril  y de todo podemos sacar una enseñanza. Ella vió cómo otras personas o incluso ella misma no hace mucho tiempo, aporvechaban la explosión de emociones intensas para controlar a los niños a través de la culpa, para confundirles, para empequeñecerlos, para hacerles creer que no son valiosos por si mismos, que hacen daño. Ella sabe que ésto sucede en la mayoría de los casos inconscientemente, por lo quedecidió arrojar un poco de consciencia sobre ella misma, es su responsabilidad para con sus hijos. Le parece increíble el poder que tiene una madre sobre sus pequeños y se hizo el propósito de usarlo para favorecer su vuelo, no para cortarles las alas.

Y es por eso que una madre emocionalmente responsable habla a sus hijos con franqueza sobre sus emociones, "hoy tengo un día de perros, si me pongo muy cascarrabias avisadme", "siento muchísimo lo de antes.. exploté.. vosotros no teneis nada que ver, no quería pagarlo con vosotros". Ella sabe que no hay motivo que justifique gritos, zarandeos, frases hirientes, .. y hará todo lo que pueda para que sus hijos también se enteren. Porque ya pasó antes, después de un estallido de furia el niño asustado pide perdón "mamá, perdona por cortar las hojas de tu libro", "no me gusta ver mis libros destrozados pero da igual lo que hagas, nada justifica mis gritos, podemos encontrar otra forma de solucionar los problemas, verdad? una forma en la que nos tratemos bien. Siento haberte asustado cariño". Esta mujer sabe que no puede perder la perspectiva, los niños son niños.. y con total seguridad su hijo no estaba destrozando su libro sino en pleno proceso creativo. Sin embargo, ésto no quiere decir que tenga que dejarle destrozar cualquier cosa, ella se encargará de dar salida a sus necesidades creativas y de hacer saber a su hijo qué puede recortar y qué no, y si resulta que su edad todavía no permite que comprenda ésto su madre pondrá las cosas importantes para ella a buen recaudo.

Una madre emocionalmente responsable sabe que no debe reprimir ninguna emoción en sus hijos, ni engancharse a ellas, ni juzgarlas (qué locura!), ni abandonarles en su mar emocional. Lo que intenta hacer es reconocer junto a ellos esas emociones que están experimentando, buscar una salida no dañina y ponerle muchas palabras a los sentimientos.. porque el ponerlos en palabras también ayuda a sacarlos, y a familiarizarse con este mundo tan extrañamente paralelo al que vivimos. Ella cree que la experiencia del sentir es vital, y la de reprimir mortal. Y ella quiere que sus hijos vivan y quiere vivir.. y quiere dejarles vivir! Sentir, respetar, vivir, expresar, escuchar, observar,..

Los hijos de una madre emocionalmente responsable saben o llegarán a saber que todas las emociones que puedan experimentar son válidas y por esto mismo se reconocen como seres válidos independientemente de sus actos puntuales. Aprendieron junto a su madre que es necesario expresarlas y comprendieron la importancia de hacerlo sin dañar a otras personas ni a ellos mismos. También saben, porque lo han experimentado, porque lo han visto, que muchas veces las emociones les dominarán y harán lo que puedan en ese momento por aliviarse y autorregularse y seguramente no les guste cómo lo hagan.. pero como serán personas emocionalmente responsables no (se) culpabilizarán sino que se responsabilizarán, se mirarán y se escucharán.

En el camino de la responsabilidad emocional..

martes, 26 de febrero de 2013

3 años


Hoy estamos de celebración, J cumple 3 años! Y si os digo la verdad ayer me pasé todo el día pensando "hoy es el último día que tengo un niñito de 2 años" y es que sí, lo confieso, no quiero que crezca, me encanta esta edad! Con L me pasó algo parecido, recuerdo querer congelar el tiempo a sus 2 años.. pero entonces su hermano acaba de nacer y era bien diferente..

Supongo que cuándo una no espera tener más hijos se vive todo de otra forma.. hay que ir cerrando etapas y si bién es un completo disfrute verlos crecer, no quiero quedarme sin bebé.. tan pronto.. aunque tampoco pretendo sujetarlo.. solo es que no puedo obviar sentimientos. (Ahora que caigo, sentimientos parecidos me rondaban hace 3 meses en el cumple de L). Y ésto no me hace otra cosa más que querer vivir con los ojos, y los oídos, y los brazos y el corazón bién abiertos para no perderme ni un solo instante junto a mis pequeñajos.Y aunque pueda parecer lo contrario, no lo estoy viviendo con tristeza sino con una gran sonrisa nostálgica.. y la nostalgia puede ser muy bonita si una no se queda anclada en el pasado claro, y no es mi caso.

Y pienso en la teta.. 3 años de lactancia llevamos compartidos.. y aunque creo que la vida no es una lotería en la que tenemos buena o mala suerte sino que cada uno crea su propia realidad.. lo siento como un inmenso regalo. La lactancia de J se mezcla con la de L siendo imposible separarlas. Esos momentos de dar y tomar, de tomar y dar.. incluso los momentos tensos casi ninguno irreversible (y digo casi ninguno porque de uno de ellos L salió destetada).. todos ellos tan intensos imposibles de olvidar. La lactancia es algo presente en nuestras vidas desde que mi compañero y yo formamos esta familia que somos hace algo más de 5 años, algo a estas alturas totalmente integrado en nuestra forma de vida y que no tiene que ser la mejor forma de vida para nadie.. solo es la nuestra. Pero estos días, mirando atrás, destacaba con tanta fuerza.. y hoy me siento orgullosa y feliz de nuestra trayectoria. Y miro hacia adelante sin expectativas en este tema.. la experiencia me precede.

Y abrazo una y otra vez a mi pequeñín consciente de que esas formas redonditas estirarán no dentro de mucho, y me maravillo al ver su mirada mientras le hablo intentando encajar mis palabras y decidir si decirme un no o un vaaalee, .. y su risa contagiosa, y los ojitos que pone cuando quiere un cuento o una galleta más, y como baila, y sus hazañas en los columpios, y como sigue a su hermana, y como dice chocolate, .. y todo lo que me enseña cuando pensaba que ya lo sabía todo..

FELICIDADES PEQUEÑITO MIO!! TE QUIERO!!

miércoles, 13 de febrero de 2013

Madres sostenidas, madres que sostienen


Hay momentos en los que me encuentro incapacitada para maternar, épocas de inestabilidad emocional, de inquietud, de crisis, .. en los que necesito restablecer la armonía en mí y me es imposible mantenerme por mucho tiempo en el revuelo de la vitalidad imparable de mis dos cachorillos. Y entonces hago lo que puedo por protegerlos de mí misma.. y es cuando los gritos, las manos en la cabeza, los yanopuedomas, las palabras malsonantes y otras violencias se intercalan con los losientonoesporvosotros, los comohepodidodecirleseso, los nopuedoseguirasí, el arrepentimiento y la frustración.

Y no estoy hablando de ser una madre complaciente 100% a los deseos de mis hijos, hablo de canalizar sin dañar.. algunas emociones en algunos estados me explotan en las manos antes de que pueda hacer nada. He encontrado que la calma y equilibrio interior me dan más margen para, a veces apagar la mecha y muchas otras, a la desesperada, comerme la bomba. Estoy buscando la forma de relacionarme conmigo misma, de integrarme y reconocerme.. quisiera unir mis dos polos y ser por fin una.. porque quiero pensar que en la unidad está el equilibrio de las partes, en mi unidad encontraré mi equilibrio.

Sin embargo me encuentro sin espacio para reconocer esa parte oscura que me atormenta sí, porque es un querer y no poder, y siento una necesidad imperiosa de sacarla y gritar ¡mira lo que me pasa! y a menudo recibo comentarios del tipo "¿y no es mejor que les castigues a que les grites de esa forma?" o bien "cuenta 10 antes de gritarles". Y lo cierto es que tanto uno como otro solo consiguen aumentar mi frustración e incomprensión de mí misma. No tengo claro nada pero pienso que podría ser más fructífero soltar en un espacio contenedor, sostenedor, de no-juicio, donde no hay consejos solo escucha. Imagino un espacio íntimo y acogedor que permita llorar y vomitar eso que hicimos, que dijimos y que nos aterra.. que permita mostrar esa parte que no sentimos nuestra porque no controlamos.. que permita vaciarse, descomponerse, .. y dar así oportunidad a que algo distinto llegue, a re-componerse de otra forma.. a desenredarse de esos sentimientos y actitudes caducas, polvorientas, asfixiantes. Imagino empoderamiento..

Y por eso os propongo crear este espacio madres y también padres, por supuesto. Pienso en un grupo privado en facebook donde crear este ambiente íntimo en el que podamos "sentarnos" en círculo, compartir, escuchar, contener, vernos en el otro y a través de él , .. en definitiva experimentar que sale de esta ídea surgida de mis propias necesidades. Porque ya sabéis lo que dicen, nadie puede dar lo que no tiene, y una ma(pa)dre no puede sostener si no está sostenida. Con una sola persona y junto a mí pondremos el círculo en marcha.. podéis escribirme a conojosdemadre@gmail.com para encontrarnos en FB si no lo hemos hecho ya.

Gracias! estoy feliz de decidirme a compartir ésto con vosotrxs.

En cada momento estamos donde tenemos que estar.

martes, 29 de enero de 2013

Toda yo

No me gusta nada que mis hijos me sigan por toda la casa. Ay! me pone nerviosa! un poco de espacio, por favor!

No me gusta nada cuando vamos a la cama y se ponen a saltar y a dar volteretas como locos. Ay! que estoy cansada chicos, no tengo fuerza para más! Solo quiero dormir (o que os durmáis).

No me gusta nada cuando L se empeña en no ponerse esa blusa tan mona que le compré. Pero si es de su color favorito! y está guapísima! Y ahora qué hago yo con la blusa!

No me gusta nada cuando L me dice "mamá, que te estás poniendo histérica, nosotros no te hemos hecho nada". ¡¿que no me habéis hecho nada?! mira, mira.. respira Carol, respira..

No me gusta nada cuando estoy barriendo y llega J corriendo "yo, yo". Y empieza a esparcir todo lo que tenía barrido, madre mía, así no terminaremos nunca!

No me gusta nada cuando estoy poniendo unos bocatas de nutella y llegan mis hijos a meter el dedo en el bote. Y se pringan y pringan todo y me pringan a mí si me descuido y quieren más y no me dejan poner los bocatas.. respira Carol, respira.. 


Me encanta que mis hijos me sigan por toda la casa. Y sigan con sus juegos pero a mi lado. A veces el hecho de seguirme es el propio juego. Es precioso sentirse como una mamá pata.

Me encanta cuando vamos a la cama y se ponen a saltar y a dar volteretas como locos. Y lo mejor es cuando me uno a ellos, las risas aumentan y sus ojitos me miran complices y yo me muero de amor.

Me encanta cuando L se empeña en no ponerse esa blusa tan mona que le compré. Si no le gusta pues no le gusta, qué le vamos a hcer. Hace tiempo que decidimos que su ropa la compraríamos las 2 juntas pero me arriesgué.. pensé que le gustaría (o no pensé en eso?). Ya hemos elegido a quién regalársela. Me gusta que mi hija vaya aprendiendo que ella decide sobre su cuerpo.

Me encanta cuando mi hija me dice "mamá, que te estás poniendo histérica, nosotros no te hemos hecho nada". Hace tiempo pedí a L que me dijera ésto cuando viera que empezaba a alzar la voz y.. casi todas las veces funciona! Consigue sacarme del remolino, que vuelva al aquí y al ahora, que les mire, veo esas caritas, esos ojitos, esas manitas, y me invade la ternura.. Hay veces que soy yo quién la dice a ella "L, me estoy poniendo histérica" y enseguida viene a mi rescate. Gracias mi niña!

Me encanta cuando estoy barriendo y llega J corriendo "yo, yo". Y me quita la escoba que es el doble que él pero oye, se las arregla muy bién (no sé si conseguiría yo esparcir las migajas por todo el suelo con una escoba de 3 metros!)  y me mira orgulloso.. y coge el recogedor y me pide que se lo sujete. Y lo mejor es el aire triunfal con el que dice "de nada" detrás de mi "gracias J!".

Me encanta cuando estoy poniendo unos bocatas de nutella y llegan mis hijos a meter el dedo en el bote. Pero cómo les voy a negar uno de los mayores placeres de la vida! Cuándo fué la última vez que lo hicísteis? Pues hacerlo con vuestros hijos es mejor aún! Momentos complices que perdurarán en la memoria seguro!


Y así soy yo (así somos las mujeres).. no soy solo la madre, ni solo la bruja.. soy las dos y unas cuantas más! Soy Toda Yo.

miércoles, 23 de enero de 2013

El mejor regalo, #Yoregalotrabajo


Estas Navidades mi amiga y compañera de Conciliación Real Ya, La Orquidea Dichosa, tuvo una idea excelente, El mejor regalo de Navidad #Yoregalotrabajo, un carnaval de blogs donde se busca generar trabajo y apoyar a los pequeños emprendedores. Y aunque las Navidades ya pasaron me gustaría presentaros a algunas mujeres, todas ellas madres, que un buen día se lanzaron a sus respectivas aventuras.

Este fenómeno de mujer-madre-emprendedora está lleno de sentido a mi parecer. Muchas de ellas son mujeres que no quieren sucumbir al sistema que nos quita a nuestros hijos recien nacidos. Se resisten y buscan un medio de vivir más acorde con su sentir. Muchas dejan trabajos que no les permitiría criar a sus hijos como ellas desean, en primera persona. A otras les han despedido directamente como si las madres no fueran aptas para el trabajo cuando en realidad son esos trabajos los que no son aptos para las madres (ni para los padres, ni para las personas con vida más allá del trabajo). Y a otras les resulta dificilísimo encontrar un trabajo por su condición de madre. La mujer-madre-emprendedora es una de las facetas de la revolución de las madres.

Además, gracias a estas mujeres se está recuperando la artesanía, las cosas hechas con amor. Es parte de la expresión de la energía femenina creativa tan potente y cada día más poderosa. Gracias a estas mujeres (y a otras muchas) se está haciendo visible y sobre todo tangible.

Por último veo la recuperación de auténticas vocaciones, esas que no se escucharon porque había que elegir una carrera u oficio de provecho. En lugar de preguntarnos de qué forma podemos ser productivos a esta sociedad (éste es el mensaje implícito en el sistema de educación), no sería más sensato preguntarnos "¿qué tengo yo para ofrecer al mundo?" Sospecho que ésto es lo que se preguntan las personas que deciden aventurarse en sus proyectos personales.

Y por todo ésto apoyo 100% ésta iniciativa.

En primer lugar quiero presentaros una tienda online que se ha creado hace unos poquitos meses, La Tienda de los Monicacos. Macarena y yo hemos crecido juntas en un círculo hermoso de mujeres creado hace algo más de 1 año. Es una persona comprometida con la crianza y la educación de sus pequeños. Y porque la conozco sé que los productos que ofrece están cuidadosamente seleccionados pensando en los más pequeños. Es una tienda de juguetes y cuentos principalmente aunque también podréis encontrar portabebés y otras cositas. Cuenta con una función de búsqueda de productos por edad, precio y función. Os recomiendo que la visitéis y descubráis lo que tiene para vuestros monicacos. Yo ando dando vueltas por los juguetes que el mes que viene J cumplirá 3 añitos :)



Otra tienda que me gusta mucho, Meitaimaitie. Detrás están Gloria, Ander, Peru y Dina, la familia al completo! Es una tienda de portabebés, pañales de tela y otros productos para la crianza de nuestros hijos y también para las madres. Gloria cose muchos de los productos que vende y todos han sido probados por ellos. Realizan talleres gratuítos de porteo, pañales de tela y abiertos a comentar cualquier cosa sobre sus productos. En breve darán otro paso más en su proyecto y abrirán en Beasáin (Gipuzkoa) una tienda física. Además son los responsables de las últimas visitas de Laura Gutman a San Sebastián. Yo estuve en Octubre en el último pero ya hay otro programado para Febrero. Escuchar a Laura Gutman en directo es muy enriquecedor. Lo mejor es que visitéis la tienda y veáis lo que ofrecen. Mi último pedido ha sido una de sus botellas, son una pasada!




Y para terminar os presento Soñando Duendes, la tienda de Carol, la mayoría ya la conocéis, verdad? y para los que no.. es una mamá muy conocida en la blogosfera maternal porque su blog es una maravilla. Soñando duendes (que bonito nombre :) ) es una tienda de artesanía donde encontraréis portabebés, pañales de tela, compresas y savaslips de tela, ropa de lactancia, ropa pintda a mano y otros productos para niños y mamás. Yo he probado sus salvaslips y os los recomiendo, sin duda! Pasaros que os va encantar!



Antes de cerrar el post quiero agradecer y felicitar a La Orquidea Dichosa por ésta estupenda iniciativa. Espero que entre tod@s regalemos mucho trabajo! :)

El mejor regalo de navidad #yoregalotrabajo
Blogs participantes:

martes, 18 de diciembre de 2012

Llantos


El esfuerzo por dirigir a los padres y madres en la crianza de sus hijos debería orientarse a lograr acompañar sus llantos. Porque creo que aquí es donde radican muchos de los conflictos que surgen en nosotros y que nos incapacitan para estar a su lado.. en calma.. cuando ellos están inmersos en la desesperanza. Y esa desesperanza puede estar causada por cualquier cosa.. cualquier cosa que "no puede ser", puede ser.. pero no es momento de juzgar, ni de abandonar, ni menos aún de perderse en esa locura transitoria..nuestro papel debería ser el de sostener el hilo por un extremo mientras ellos están al otro extremo sumergidos en la oscuridad de la cueva en la que se encuentran. Si soltamos el hilo, les abandonamos, si nos metemos en la cueva a rescatarles estaremos perdidos junto a ellos, cómo saldremos entonces de ahí, de esa oscuridad emocional?

Yo he estado en ésta última situación.. en ocasiones los lloros de alguno de mis hijos han hecho que suelte el hilo desde fuera y entre corriendo a acallar sus lamentos porque algo en mí no lo soportaba.. pero sabéis qué? desde dentro es muy difícil ayudar a nadie porque una misma queda perdida.. y además me aterra el descontrol, me aterra hacerles daño a mis niños estando ahí dentro todos. Y me resulta fácil imaginar cómo madres y padres aterrados llegan a hacer daño a sus hijos.. involuntariamente, en un intento desesperado de salir de ese agujero insoportable. Y por eso digo que deberíamos capacitarnos para acompañar los llantos de nuestro hijos, porque las consecuencias puedes ser terribles..

¿Qué sentimientos despierta en tí el llanto de tu hijo o hija? Y lo verdaderamente importante.. puedes manejarlos?

Para mí hay varias cuestiones a tener en cuenta aquí. Si creemos que hay motivos para que nuestro hijo o hija llore y además lo hace acorde a la intensidad y duración que creemos adecuada según nuestro juicio, puede que sea más fácil acompañar ese llanto que si se sale de los límites de nuestras expectativas . Por eso creo importante recibir el llanto de nuestros hijos libre de juicios. "Llora sin razón", éste pensamiento cargado de juicio nos predispone a abandonar al niño o niña en su llanto. Y si nos quedamos aquí, sin intentar ver la situación desde otra perspectiva, seguramente que surjan sentimientos de rabia y de ira, junto a la frustración que traerá la sensación de no entender por qué de repente, sin comerlo ni beberlo, nos encuentramos en medio de esta batalla.. cuando desde nuestra mirada limitada no hay razón para ello!  y estaremos ambos perdidos en el torbellino de emociones y sin nadie que nos rescate.

Sin embargo, puede que no comprendamos las razones del llanto desde nuestra posición pero sí desde la posición del niño o niña. Es necesario empatizar con ellos si queremos situarnos a su lado y dejar de estar enfrente suyo. Así es que igual para nosotros no hay razón para el llanto pero ellos no son nosotros.. son niños! algunos de nosotros ni siquiera lloramos ya.. si hacemos el esfuerzo de ponemos en su piel sentiremos ese llanto.. y entonces, da igual qué pasó antes, da igual el por qué.. podremos acompañar ese llanto. Si hay algo de lo que hablar ya lo haremos más adelante.

Pero puede pasar que aunque escuchemos sin juicios y con empatía, ese llanto despierte en nosotros unos sentimientos que no sabemos muy bien ni de dónde, ni por qué aparecen, ni cuánto tiempo llevan ahí. Yo creo que ésto tiene que ver con nuestro niño o niña interior y con su historia.. que es la nuestra pero que, a estas alturas, puede ser totalmente desconocida para nosotros. Así que aquí hay un camino en solitario que recorrer, un camino hacia adentro que nos lleve a reencontrarnos con los niños y niñas que fuimos y preguntarles qué les ocurre ante el llanto de nuestros pequeños. Puede ser útil intentar recordar qué pasaba a nuestro alrededor cuando llorábamos.. nos lo permitían? qué hacíamos si no nos lo permitían? cómo reaccionaban ante nuestro llanto? Me gusta tener presente eso que dice Laura Gutman sobre los mecanismos de defensa que adoptamos de niños.. entonces nos sirvieron pero ahora como adultos tenemos otras herramientas.. podemos abandonarlos si ya no nos sirven.. y sí, podemos llorar.

Cuando un niño o niña llora dan igual los motivos.. puede que pensemos que se lo ha buscado, que está sufriendo las consecuencias de sus actos, que es una tontería, que lo que quiere no puede ser.. pero en el momento del llanto deberíamos estar junto a ellos acompañando "eso" que sale.. aunque sea en la distancia pero emocionalmente disponibles. El llanto de nuestros hijos no se puede ignorar.. y tampoco lo que despierta en nosotros. Trabajar con los padres y madres en la búsqueda de un equilibrio emocional a través del autoconocimiento es disponer unas condiciones de seguridad para los niños.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

5 años


Tal día como hoy hace 5 años, estrechaba por primera a vez a mi hija en brazos.. tenía los ojos enormes y muy abiertos.. igual que ahora. Desde entonces hemos crecido las dos.. juntas.. ella hacia afuera y yo hacia adentro. Siento que vamos de la mano por este mundo, aunque a veces yo me adelante con mis prisas de adulta.. aunque a veces ella se pare a contemplar un instante con sus ojos de niña.

Mi niña empieza a desplegar sus alas al mundo.. y yo no puedo hacer nada por impedirlo.. o por lo menos no debería. Recuerdo este verano cómo sentí la ruptura de nuestro cordón.. no como algo que se había roto entre nosotras sino como algo que se había soltado.. sin forzarlo. No recuerdo bien cuál fué la situación pero viví esa sensación mezcla de orgullo, pena y miedo. Muchas y muchos sabréis de lo que hablo, verdad?

Las madres (y los padres) debemos dejar soltar.. porque como dice Kahlil Gibran,

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlso semajantes a tí
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.


Pero ay, que difícil puede ser a veces! Nuestxs niñxs crecen tan rápido que casi siempre nos pilla por sorpresa! Sobre todo cuando han estado cubriendo algún vacío nuestro, o calmando algún miedo, .. cuando nos hemos agarrado a ellxs (aún sin saberlo) en lugar de sostenerles mientras empiezan a andar su camino.. y dejar que se suelten poco a poco.. a su ritmo.

Creo que merece la pena estar atentxs a lo que nos sucede.. a esas mezclas de emociones.. cuál es más fuerte? cuál nos hace actuar o no-actuar? qué hacemos con las que nos incomodan? si, merece la pena.. por nosotrxs mismxs y por ellxs.. porque realmente son presa fácil donde tomar, verter, esconder, mostrar, .. Y como lo más seguro es que acaben soltándose, tarde o temprano volveremos a reencontrarnos con nuestras cosas a solas.. y a ellxs les habremos cargado un saco que no les correspondía (aún sin saberlo.. otra vez).

Os contaré algo, tengo miedo a la oscuridad.. la quietud oscura y solitaria de la noche me intimida.. ahora duermo rodeada por 3 personas en mi cama y lo confieso.. me encanta! nunca he dormido más tranquila! Entre muchas otras cosas, nuestro colecho calma mi miedo.. cuantos más mejor, más segura me siento (ya veis el miedo irracional.. 2 niños dormidos a mi lado hacen que me sienta más segura). Soy consciente de todo ésto.. y estoy atenta.. atenta a no perder de vista la línea que separa la necesidad de dormir acompañados de mis niñxs, de mi propio miedo a la oscuridad. Y éste es solo un ejemplo de cómo podemos agarrarnos a nuestrxs niñxs.. aún sin saberlo.

El caso es que, L, mi amor, me siento tremendamente orgullosa de tus 5 años, de verte soltar entre risas y lloros.. porque la vida es así de rica.

FELICIDADES MI NIÑA!! TE QUIERO!!

jueves, 15 de noviembre de 2012

Cuerpo de mujer


Erase una vez una mujer que en un momento de su vida decidió tomar anticonceptivos durante unos poco años. Y en el momento en que dejó de tomarlos sus reglas cambiaron, pasaron de durar 5 días a 3, y los 2 primeros tenían un flujo muy abundante, las compresas y tampones se desbordaban sin casi dar tiempo a cambiarlas. Pasaron los años y la mujer, junto a su pareja, decidieron abrirse al camino de la ma(pa)ternidad. Hasta 4 embarazos tuvieron sin que progresaran más allá de las primeras semanas. Durante este tortuoso camino acudieron a los médicos quienes les examinaron a los dos buscando una falla. A nuestra mujer la operaron de un septo que encontraron en su útero, sin embargo ésta no fué la solución a sus embarazos interrumpidos. Las alternativas que les daban a la pareja pasaban por las últimas técnicas de reporducción asistida pero ante las pocas garantías que les ofrecían y la invasión y agresión a su cuerpo, la mujer dudaba. Y en sus dudas decidió visitar a un hombre que practica la médicina natural. Este hombre le dijo que tenía un desajuste hormonal y su endometrio estaba enfermo y le ofreció un tratamiento a base de hierbas. Desde el momento en que empezó a tomar las infusiones sus siguientes reglas vovlieron a ser como antes. Y a los meses consiguió el quinto embarazo que a dia de hoy discurre por su tercer trimestre. Ningún médico ha sabido explicar lo que pasó en el cuerpo de ésta mujer pero ella, después de lo vivido, ha sacado sus propias conculsiones.

Hace mucho tiempo que el cuerpo de la mujer es incomprendido, incluso por nosotras mismas. La desconexión total de nuestras esencia femenina no nos permite fluir con nuestra energía cíclica. Y en este no fluir luchamos contra nosotras mismas sin saberlo y así maltratamos a nuestros cuerpos intentando una linealidad imposible para la mujer.

Los anticonceptivos hormonales son un mal invento para nosotras, así lo siento. Dejando a parte la cuestión de estropear o no nuestros cuerpos con ellos.. estáis seguras de querer invalidar vuestros ciclos? "Y para qué nos sirven?" puede pensar alguna. En ellos reside nuestra fuerza, nuestro poder, nuestra creatividad, nuestra esencia.. somos mujeres y somos perfectas como somos. Ya sé que nos han hecho creer lo contrario.. todavía lo hacen.. desestiman la sexualidad femenina y también la sabiduría de nuestra propia naturaleza.

El ciclo femenino es un hermosa arma de autoconocimiento. Creedme mujeres, podéis aprovechar todo vuestro potencial solo observandoos a lo largo de vuestros ciclos, podéis llegar a saber cuándo estáis ovulando solo sintiendo vuestro cuerpo, podéis acoger y acogeros en vuestra sangre con total sentido, podéis descubrir cómo se expresa la creatividad en vosotras y en qué momento alcanza su máxima expresión, podéis reconoceros en todas las mujeres que sois en una, podéis llegar a entender por qué algunos días no "entráis" en esa camiseta y otros parece vuestra segunda piel.. podéis sentiros unidas al resto de mujeres en la diosa que nos habita.

Conocernos desde nuestros propios cuerpos nos ayuda a mirarnos desde dentro, a retornar a "casa".. y la mujer que habita su "casa" puede mantenerla limpia, ordenada, puede elegir quién entra y quién no, puede saber qué pasa en su interior. Y ésto resulta especialmente interesante en el embarazo y parto.. porque como digo, resulta muy difícil entrar en el cuerpo de una mujer que habita su cuerpo.. a todos los niveles, físico, mental, emocional.. y ésta es la forma más segura de parir.. y la forma más segura de nacer.

Una mujer consciente de ella misma a través de sus ciclos está en mejores condiciones de atravesar un parto. ¿Cómo son tus reglas? ¿Te duelen? ¿Qué haces para aliviar el dolor? ¿Qué posturas adopta tu cuerpo para acomodar estas molestias? ¿Buscas estar sola? ¿Te sirve centrarte en tus sensaciones o bién evadirte? Toda esta información te puede dar pistas sobre lo que necesitarás para atravesar un parto.. por lo que os dejo con la pregunta que formulaba más arriba..

¿estás segura de querer invalidar tus ciclos?



[En mi cabeza bullen de forma caótica pensamientos sobre todo ésto.. seguiré hablando de ello según vayan saliendo.. aunque sea de forma tan desordenada como en este post ;) ]


viernes, 5 de octubre de 2012

Lactancia materna natural, ¿no debería resultar más fácil?


Si la lactancia materna es el plan de alimentación de la Naturaleza, por qué no resulta tan natural amamantar a las madres de hoy en día?

Sin dudarlo, la inmensa mayoría de las mujeres tienen un cuerpo apto para amamantar a sus crías. Sin embargo, los seres humanos no solo somos un cuerpo físico.. también somos seres emocionales, sociales, espirituales, .. y todos estos aspectos están íntimamente relacionados haciéndo de cada un@ de nosotr@s un ser único y completo. Por lo tanto, cuando una madre amamanta no solo lo hace con su cuerpo físico sino que lo hace con su ser completo.. y en este panorama hay que buscar las dificultades de la lactancia materna.  

Para empezar, la mujer como ser social está casi impedida por completo. Siglos de patriarcado han hecho mella en su capacidad natural haciéndola creer que su cuerpo es indigno y alejándola de sus instintos naturales.. somos hembras en cautiverio que han olvidado cómo amamantar entre otras funciones de su condición femenina. No tenemos confianza en nuestros cuerpos perfectamente aptos para criar.

Por otro lado, todas nosotras (y ellos tambien) tenemos una historia que nos hace ser las personas que somos. Y es muy común que ciertos vacíos emocionales sufridos en nuestra niñez (y no tan niñez) nos imposibiliten hoy en día, como adultos, a dar algo que no tuvimos. En este punto no podemos generalizar porque cada un@ encontró su forma de sobrevivir en la carencia.. pero me resulta muy lógico pensar que el mecanismo de defensa adoptado entonces se interponga en ese darse a otro ser necesitado, a ese contacto total que requiere amamantar. Y los miedos resurgen de un lugar que ni sospechamos que existe y la leche no fluye. Y no es el cuerpo físico de la mujer el que no funciona.. y lo que es peor.. no se trata de posturas ni de olvidarse de horarios. Y todos los consejos que provienen de expert@s de lactancia no funcionan.. y la mujer empieza a pensar que es ella la que no funciona, está "rota".. hasta que en muchos casos aparece la frase "si no das teta es porque no quieres" y la culpa acaba de instalarse en esa mujer que no entiende por qué ella no puede amamantar a su bebé.

Y no encuentra comprensión ni entre aquell@s que creen que todas, si queremos, podemos amamantar porque es lo natural, ni entre aquell@s que han despojado de todo valor a la lactancia materna y no entiende el sufrimiento de la mujer que quiere y no puede.

Si pensamos además, que todo ésto sucede en el puerperio.. tiempo en el que la mujer queda abierta a todo su ser con todo lo que ello conlleva, es más fácil comprender las influencias de esos otros aspectos del ser humano a los que normalmente no damos cabida en nuestra experinecia de vida.

Y tal cómo lo veo ahora, y me ha ayudado a verlo una gran amiga que en estos momentos está puérpera perdida (dicho con todo el cariño del mundo) y que me aporta una claridad tremenda, la lactancia materna es solo uno de los caminos en los que volcar (y también nutrirse) todo lo que llevamos dentro para ese bebé que tenemos en brazos. Y esa mujer que por la razón que sea no puede amamantar, encontrará la forma de dar todo su Amor al bebé.. porque formas de amar hay tantas como seres humanos. Y por descontado queda todos los beneficios de la lactancia materna sobre la artificial, y por descontado queda también todos los beneficios para el bebé de contar con una madre emocionalmente disponible y no culpabilizada y ensimismada en su incapacidad.

Resta decir que un niño necesita mucho más que lactancia materna, necesita a su madre disponible, amorosa, receptiva.. y solo esta mujer en su honestidad sabrá cuál es la manera de mostrarse así a sus hij@s.

Ahora bién, avalo enérgicamente la labor de los grupos de lactancia y de todos los profesionales que trabajan en este campo, es indiscutible todo el bién que hacen a las madres, a sus bebés y a la lactancia materna.. pero inisisto que es muy necesario tener en cuenta que no solo se trata de cuerpo físico.. por el bién de esas otras mujeres y sus bebés que lo intentaron pero no lo lograron.

Me gustaría conocer las historias de mujeres que no amamantaron a sus hijos y sin embargo encontraron otra forma de establecer un fuerte vínculo con ellos. Creo que sería de gran ayuda para aquellas que estén sufriendo hoy. Pongo a vuestra disposición este espacio para, si os apetece, compartir experinecias.

Y aprovecho que hablamos de lactancia materna para desearos a todas vosotras, mujeres con hijos, lactéis o no, Feliz Semana de la Lactancia Materna!



martes, 18 de septiembre de 2012

Después del cole


Empieza el cole y ahí que van la mayoría de los niños, los míos incluídos. J ha empezado este año en infantil y L lo terminará este curso. Aunque en nuestro caso no hay (casi) resistencia por su parte veo claramente cómo les afecta la vivencia en la escuela. Y es que claro, me pongo en situación, una profesora para 18-19 niños (en otros casos el ratio es mayor), tiene que ejercer un control para dominar la situación.. y casi siempre el resultado es reprimir esas energías inmensas e imparables.. para mí lo ideal sería canalizarlas pero lo entiendo (o no).. los recursos son los que hay.

Además, si tenemos en cuenta que los más pequeños están todavía en fase de pre-socialización podemos entender que para ellos el resto de compañeros son "la competencia" y no cuesta imaginar la de situaciones que les provocarán frustración, dolor, agotamiento de tanto competir y pelear.. y encima sin mamá cerca!

Dándome cuenta de todo ésto, pongo especial cuidado en que mis hijos no tengan que reprimir nada más el resto del día. Lo bueno que tienen los niños es que no se quedan con nada que les sobre.. y aquello que se quedó atascado en el cole sale en cuanto se liberan. Y muy habitualmente sale en forma de lloros, de gritos, de peleas, de "noooo", de "tontaaa".. las emociones que se generan cuando un@ es reprimido no son de las más amigables, la verdad, y luego, cuando pueden por fin, se manifiestan abruptamente. Y los pequeños necesitan contar con la comprensión y ayuda de sus padres para librarse de lo que les oprime.

No todos los niños lo vivirán así, estoy segura, sin embargo yo si veo algo de esto en mis hijos y en muchos niños de alrededor. Los comentarios habituales de estos días me lo confirman:  "están mis hijos..", "lleva unos días más llorón..", " vaya carácter ha sacado al empezar la escuela!". Hoy en la frutería la tendera ha preguntado a una niña de unos 3 años que qué tal en el cole y su madre se ha apresurado a contestar "en la escuela muy bien.. en casa muy mal" y enseguida ha añadido que no deja de llorar y que no le de el chupachús que estaba castigada.

Me apena profundamente pensar que los niños, después del cole, no encuentren lo que necesitan, unos brazos amorosos y comprensivos, sensibles y atentos a lo que pueda estar pasando en ese pequeño cuerpecito, dispuestos a absorver y dar validez a las posibles emociones que han surgido mientras estaban "solos" "ahí fuera". Este me parece uno de esos momentos en los que pararse y atenderles con todos nuestros sentidos, esforzándonos por mirarles más allá de donde estamos acostumbrados, lidiar con nuestras propias emociones y no dejar que interfieran en nuestro acompañamiento porque ahora los que apremian son ellos. Me pongo como objetivo estos días no permitir que me alcancen las explosiones de emociones contenidas sino absorverlas y liberarlas.. y la forma que he encontrado de descargarnos tod@s es.. reír y jugar y correr y no parar de reir y llorar si hace falta y volver a reír y bailar y reír y reír y reír :D

Y es que os imagináis salir de trabajar y estar con alguién que os siga diciendo qué, cómo y cuándo sin casi tener espacio para elegir nada? los adultos salen de trabajar y tienen otras obligaciones, de acuerdo, pero en algún momento del día hacen lo que quieren, lo que les apetece.. unos van al gimnasio, otros se reunen con amigos para tomar algo, otros se tiran en el sofá a hacer nada (que está muy bién), algunos van a correr, a la piscina, a yoga, al cine, leen, pintan, cocinan, .. casi todo el mundo tiene esa actividad que le permite liberarse, el "ahora yo".

Hace un ratito cuando nos disponíamos a cenar L, que se resisitía a la voz de "a cenar", ha acabado diciendo.. "sí quiero cenar! PERO CUANDO YO QUIERA!". Mi compañero y yo nos hemos mirado al instante comprendiendo lo que pasaba.. "vale L, la cena la tienes lista para cuando quieras" y tras un suspiro que he entendido como un "gracias" ha venido a sentarse con nosotros.. y hemos tenido una cena llena de risas.

Cuánto durará la adaptación? no tengo idea.. pero si no podemos cambiar el colegio (que esa es otra lucha) tendremos que cambiar (o afinar) el entorno familiar. Y si no sabéis por dónde empezar.. REIROS!

martes, 4 de septiembre de 2012

Tanda de Premios

He ido dejando pasar el tiempo y la verdad es que se me han ido juntado unos cuantos premios llegados de diferentes puntos de la blogosfera maternal. Como siempre digo los recibo con mucho cariño agradeciendo de corazon el gesto hacia mí y mi casita.

Tenía muchas ganas de mostraros un premio recién salido del horno y creado por Marián de De repente mami. Según su autora dice, tenía ganas de premiar lo que ella  reconoce en otros blogs como son "la crianza con apego, natural, la lactancia, etc" y así surgió este Premio Tu Blog Desprende Cariño. Y yo qué deciros, estoy encantada de que se reconozca algo tan hermoso por aquí. Lo cierto es que Marián tiene un montón de detalles conmigo y agradezco de corazón todo su cariño. Pero además también me llega de mi querida Colo, de Buceando en mí, a quién quiero con locura. Gracias lindas!




No hay más requisito que pasarlo a otros 3 blogs que nos inspire en esto de la crianza y lactancia. Y a mí me inspiran muchos pero, intentando no repetir blogs ya premiados, me quedo con:

Mamá dame teta, el blog de Janeth
ReNaciendo, el nuevo rinconcito de Paula
El mundo de Ariadna, el blog de mi compi María

El siguiente premio me gusta especialmente porque como ya han dicho varias blogueras huele a feminidad.. y en este momento en el que estoy re-descubriendo y re.conectándome con mi esencia femenina, con lo divino femenino lo recibo como un regalo precioso de las bellas mujeres que son Noraya, mamacolibrí, Inma, Yo Misma, Paula y Kim. Gracias a todas!


Hay que pasarlo a 10 blogs con menos de 200 seguidores. Hay mucha naturalidad en la blogsofera maternal así que fijo que me repito pero recibidlo con todo mi cariño.

Carol, de Minerva y su mundo
Carol, de Nuestras pequeñas crías
Cata, de Mamá también sabe
Vanesa, de La Orquídea Dichosa, ahora mamá
Marta, de Mà a mà, pell a pell, cor amb cor
Marián, de De repente mami
Zary, de La mamá de Sara
María M, de Crianza con apego
Colo, de Buceando en mí
Porfinyomisma, de Por fin, Yo misma

Y por último, un premio muy loco que llega de una mami que siempre está ahí, Paula de Mamá de una Monita. Gracias preciosa, yo también estoy "loka x tu blog" :))


Recoger el premio implica:
- mostrar el último comentario recibido en el blog, en mi caso, de mi dulce Noraya:

Hola Carol preciosa, acabo de ver esto, muchas gracias por acordarte de mi! Un abrazo grande,
Noraya
"El Rumor de las Libélulas"

- decir 3 cosas que te gustan:
el mar
la luna
las patatas

- y 3 cosas que no:
el vino tinto, odio su olor
estar sola en la oscuridad
los que van de mártires

Este premio hay que pasarlo a 7 blogs de los cuales 5, al menos, no superen los 300 seguidores. Ahí van:
El Blog de Sarai Llamas
Tres amores y un millón de aficiones
Mi cucolinet
Crianza y Educación
Amo Ser Mamá
La mamá vaca
Casa en construcción

Solo quiero terminar agradeciendo a Carmen, a Irene y a Marián por el premio Liebster Blog. Y a loquenadiemedijo, mamacolibrí y de nuevo a Marián por el premio Liebster Award. Ambos los tenía ya en vitrina. Mil gracias a todas!

Y ahora os dejo que estoy mareada con tanto link ;)) A seguir repartiendo cariñito!!


miércoles, 22 de agosto de 2012

Cuando lo "malo" se convierte en legal


Si el cliente está comprando,
y la pasta aumentando,
y la publi sigue engañando,
y las leyes ayudando.
Qué importa seguir talando
si me están gratificando?
Está mal? Tan malo tal vez se me ve?"

En el mundo en el que vivimos, las "cosas", en el más amplio sentido de la palabra, han dejado de estar bién o mal para pasar a ser legales o ilegales. Hemos dejado de actuar según una ética, una moral para hacerlo según lo que dictan las leyes. Y las leyes en muchos casos no son muy éticas, todos lo sabemos. Por eso hay grandes empresas de todo tipo (alimentarias, farmaceúticas, textiles, etc, etc, etc, ..) que, amparadas en las leyes hacen verdaderas atrocidades con el planeta con las personas y con los seres vivos en general. Y "está bién" porque están dentro del marco legal, que no moral.

Pero ésto también llega a los ciudadanos de a pie. Por ejemplo, prohibir fumar en determidados lugares deja carta blanca para fumar donde no está prohibido, en lugar de que las personas se hagan cargo de sus actos, se hagan responsables! y antes de encender un cigarrillo miren a su alrededor y valoren si hacerlo o no, sin importar tanto el sitio como las personas que están en ese momento.

Otro ejemplo, la polémica ley que prohíbe el maltrato corporal a los niños da una idea de la falta de valores humanos que vivimos hoy en día. Cómo es posible que haga falta prohíbir algo así? Si atenta contra los derechos humanos! Todos tenemos derecho a ser tratados dignamente! Además, esta ley reduce la violencia contra los niños a la meramente corporal.. dejando fuera la sutil violencia emocional en sus millones de facetas. Si nos moviéramos en otro nivel..se abordaría la violencia desde la concienciación, la educación, sin embargo las leyes perjudican ésta vía de actuación porque a muchos les conviene quedarse en la legalidad y pasar de la moralidad. Si es legal está "bien".

Aclaro, para que la polémica no se desvíe, que no me estoy posicionando ante las leyes que estoy poniendo de ejemplo. No digo que esté de acuerdo ni no lo esté en que se prohíba fumar o pegar a los niños.. lo que digo es que cuanto más grande se hace el campo legal menos lugar se deja para la ética.. hasta tal punto que las personas ya no saben muy bién si pueden/deben hacer las cosas si no es preguntándose si es legal o no.. nos estamos quedando sin referencia moral porque en la sociedad en la que vivimos esto de los valores está quedando en desuso. Las leyes han sustituído a la moral.

Y qué podemos hacer ahora? quizá vaya siendo el momento de que retomemos las riendas de nuestra vida y no se las dejemos a terceros. A algunos ésto les parecerá una utopía según como está montado el sistema y teniendo en cuenta el momento que atravesamos. Sin embargo, no se trata de trazar un gran plan sino de hacernos cargo de las pequeñas cosas que se nos presentan día a día. Recuerdo leer hace unos días una noticia referente a los recortes de Sanidad, el Gobierno quiere que la Seguridad Social deje de atender a las personas sin papeles y muchos médicos expresaban su intención de acogerse a la objeción de conciencia. No tienes que hacer caso a una autoridad exterior que atente contra tu moral, lo legal no siempre es "bueno" y no tienes por qué aceptarlo.

Hay un gran conjunto de valores humanos, para cada uno de nosotros puede ser más apremiante uno que otro, sin embargo.. según como lo veo.. la base de todos ellos está en el respeto.. respeto a uno mismo, respeto al prójimo, respeto a los animales, respeto al planeta, .. RESPETO. Y en la responsabilidad de nuestros actos. A partir de ahí se puede ir hilando tan fino como se quiera para crear nuestra propia moral.

Como madre me preocupa que mis hijos lleguen a convertirse en adultos que se muevan según su propia escala de valores y me temo que no ayudaré al sistema para hacer de mis hijos personas sumisas y sin referencia de valores para que puedan imprimir sobre ellos lo que mejor les convenga. Sigo viendo en los niños la esperanza y sigo viendo en las ma(pa)dres la posibilidad de cambio.

Eres tan libre como quieras ser.



jueves, 26 de julio de 2012

Esta niña no come nada

Silvia Bautista

Mis padres han estado en casa unos días.. y mi madre está preocupada.. "esta niña no come nada" repetía. Lo cierto es que L no es de comer mucho.. incluso hay veces que se salta comidas enteras. Ya sabéis que hay gente que tiene una idea muy clara de lo que un niño tiene que comer y si no se cumplen sus expectativas pues se preocupan.. sí, se preocupan de verdad, porque piensan que el niño o niña llegará a enfermar.. y eso es lo que le pasa a mi madre.

Me dice "es que no le dices nada! no te digo que le obligues pero insistele un poco!" Y me puse a pensar.. y si le insistiera un poco? qué pasaría? me imaginé a L diciendo "no quiero más" y yo diciéndole "venga L, come un poco más" y ella repitiéndome que no. Cuál sería el siguiente paso? supongo que chantajearle con algo, no? "come un poco más y luego te compro un helado". Puede que así consiguiera algo, sí! A L le encantan los helados! Y supongo también que llegaría un día en el que a L no le mereciera la pena vender su cuerpo (porque se trata de su cuerpo) por un helado. Aquí igual ya me habría cargado el gusto de mi hija por los helados.. una verdadera pena porque para ella es un auténtico placer. Sigo suponiendo.. lo siguiente sería recurrir a la amenaza o castigo "si no comes un poco más no hay postre" y de ahí para arriba.. endureciéndo el castigo, amenazando con cosas más importantes para ella.. A estas alturas, me pongo en la piel de mi hija y me imagino que para mi pequeña la hora de la comida se habrá convertido en un momento estresante, en el que come lo que yo considero que tiene que comer o algo chungo le va a ocurrir. Y si a mí me parece que ha comido suficiente ella se sentirá.. aliviada? lo que es seguro es que para entonces mi hija habrá dejado de escuchar a su cuerpo, sus sensaciones de hambre y saciedad, porque habrá aprendido que el hacer caso a su cuerpo puede traerle problemas.

Creo que mi madre no pensó en todo ésto cuando me dijo que insistiera un poco. Me reafirmo en mi decisión de respetar a mi hija y a su cuerpo, en lo importante que me parece que ella preste atención a sus sensaciones corporales. A mí me da seguridad el saber que ella sabrá cuidarse.. que comerá cuándo tenga hambre y parará cuando se sienta saciada, no necesitará de nadie que le diga cuánto necesita comer porque nadie mejor que ella lo sabe. No creo que merezca la pena 2 cucharadas más a cambio de minar la confianza de mi hija en mí y de arrebatarle la posibilidad de disfrutar de uno de los placeres de la vida, la comida.

Un día de los que estaban mis padres J vomitó una tarde y recordando ese momento le decía yo a mi madre.. y si le hubiera insistido a J para que comiera más sin saber que tenía mal la tripa? porque éso solo lo sabe el cuerpo que lo está sufriendo y un niño no siempre es capaz de verbalizarlo.. sin olvidar que, aunque lo verbalice, en muchas ocasiones no se cree a los niños temiendo "lo listos que son". Es que no podemos comportantos con tanta prepotencia ante los niños! Me angustia imaginarme a alguien en esta situación.. es como meter el dedo en una herida.

Entonces, las madres y los padres no tenemos nada que hacer en ésto de la comida? Tenemos y mucho! Nuestra responsabilidad es ofrecerles comida sana y mostrarles hábitos saludables a través de nuestros propios cuerpos. El cuándo y cuánto comer ya no nos pertenece a nosotr@s. Yo confío en mi hija, confío en la Naturaleza que se manifiesta a través de mi hija, sé que ella no se va a dejar morir de hambre teniendo comida a su disposición. Y para tranquilidad de mi madre diré que si me equivoco y mi niña empieza a enfermar por no comer lo suficiente (cosa que dudo si tiene a su alcance comida sana) lo veré, veré los cambios que indiquen que algo no va bién.. no le dejaré morir de hambre, no lo haré.

Otra cosa que me parece que está a cargo de los padres es hacer del momento de la comida (cuando digo comida me refiero a las comidas del día) un momento agradable, un momento para disfrutar en familia. Y para ésto es fundamental incluir a los niños en las comidas desde el principio. Como suelo decir, siempre teniendo en cuenta las capacidades del niño o niña según su edad. En mi casa, por ejemplo, con 4 y 2 años, no aguantan en la mesa más que el rato que están comiendo.. a veces ni eso, luego se levantan y andan revoloteando por ahí cerca. Otra cosa que en mi casa se da mucho es ésta situación.. están comiendo, ya no quieren más, comen un yogurt y después siguen comiendo lo que habían dejado en el plato. Imaginaos si mi compañero y yo nos plantáramos en "el postre no se come hasta que hemos terminado todos de comer", en un intento por enseñar formas de comportarse en la mesa.. el momento agradable se convertiría en caos porque el pequeño no tiene la capacidad de esperar a que el resto termine de comer y, en este caso, no vamos a exigir a la mayor algo que no hacemos con su hermano, y por otro lado, puede que no sucediera lo que sucede ahora.. que muchas veces siguen comiendo después del postre! El comportarse en la mesa lo asimilarán seguro si comparten este momento con nosotros, lo harán sin que ellos ni nosotros nos demos cuenta de ello.. sin necesidad de luchas de poder.

Así que bueno, como en casi todo.. el tema de la comida se llevará en cada casa según los gustos, habitos, costumbres, necesidades.. y teniendo en cuenta a todos los miembros de la familia todo irá bien. Buen provecho!