viernes, 29 de agosto de 2014

Amamantar, un acto de amor


Katie m. Berggren
Amamantar es, sin duda, un acto de amor. Y no me estoy refiriendo a lo que igual estás pensando, que es un sacrificio que hago por amor a mi hijx. Lo que estoy diciendo es que es algo que no se puede hacer si estás enfadada.. no se pueden hacer ciertas cosas con alguien cuando una está enfadada con ese alguien.. no se puede abrazar, besar, hacer el amor, sonreir.. o por lo menos no se pueden hacer sin traicionarse a una misma. Pues eso mismo sucede al dar teta.

Esto queda patente sobre todo cuando el que mama ya no es un bebe. J tiene 4 años y medio y algunas veces tenemos nuestros desencuentros.. y algunas veces acabo sintiendome enfadada con él, lo que solo tiene que ver conmigo y nada con él pero bueno.. acabo sintiendome enfadada con él. Si en ese momento me pide teta, yo seguramente le diga que "ahora" no puedo, que me tengo que tranquilizar y que me de un poco de tiempo. Pero si por algún motivo me traiciono a mí misma y le dejo que tome mientras estoy enfadada, mi cuerpo lo rechaza. La sensación la vivo como muy parecida a la agitación del amamantamiento que sentía con L durante nuestro cortito tandem (lo contaba aquí) pero mucho menos desconcertante porque el motivo del rechazo está claro. En cuanto consigo manejar mi enfado y restablecer el amor en mí, el rechazo cesa.

Que me haya dado cuenta de ésto en los últimos meses después de más de 6 años amamantando me resultó raro. Por un lado, pienso que con un bebe es más difícil enfadarse. Y por otro, veo que el trabajo de los últimos años respecto a la consciencia corporal y la autoobservación me permite darme cuenta de ello ahora. Qué importante esto último, verdad? es una forma, si no la única, de proteger al bebe o niñx de una carga emocional que no le corresponde.

Y el caso es que con todo ésto me he quedado pensando en una cuestión.. me pregunto si alguna de esas lactancias negadas o no disfrutadas no tendrán que ver con enfados, a nivel inconsciente o al menos no conscientes, de la madre hacia su bebe. Y si ésta fuera la causa de que algunas madres se vean incapaces de amamantar gozosamente? Se que sanar ciertas heridas puede llevar toda una vida y una lactancia es aquí y ahora, lo se.. pero también se que ciertas cosas que nos molestan y que en principio no vemos no están tan hondamente enterradas y que con solo mirarlas puede que se liberen.. o al menos lo necesario para permitir que el amor vuelva a fluir.

Sigo dándome cuenta de que la lactancia es grande, grande y nos abarca enteras. Hasta dónde has notado que te abarca a tí?

Gracias J, mi precioso cachorrín, por apremiarme a restablecer el amor en mí cuando me nublo.
Gracias a tí también L, amor de mi vida, y perdona.

8 comentarios:

  1. Pero qué bella eres, Carol! Adoro la claridad con que te expresas, muchas gracias. Y sí, es un acto de amor, el que entregamos y el que nos entregan. Entiendo lo que dices y así es como se siente. Grandísimo abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colo, gracias por pasarte, se que me entiendes ;) Otro abrazo para tí!!

      Eliminar
  2. Yo nunca había pensado en eso... Debe ser díficil amamantar cuando estás enfadada con tu niño. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mina, bienvenida! Si, resulta dificil.. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Leches infantiles, como digo nada tiene que ver con el bebe, solo con cada una de nosotras y nuestra historia..

      Eliminar
  4. La verdad es que es un acto muy profundo con muchas más implicaciones emocionales de las que nos paramos a pensar generalmente. Buena reflexión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cunas para bebés y cierto, es una acto profundo que nos abarca enteras.
      Un abrazo!

      Eliminar