martes, 18 de septiembre de 2012

Después del cole


Empieza el cole y ahí que van la mayoría de los niños, los míos incluídos. J ha empezado este año en infantil y L lo terminará este curso. Aunque en nuestro caso no hay (casi) resistencia por su parte veo claramente cómo les afecta la vivencia en la escuela. Y es que claro, me pongo en situación, una profesora para 18-19 niños (en otros casos el ratio es mayor), tiene que ejercer un control para dominar la situación.. y casi siempre el resultado es reprimir esas energías inmensas e imparables.. para mí lo ideal sería canalizarlas pero lo entiendo (o no).. los recursos son los que hay.

Además, si tenemos en cuenta que los más pequeños están todavía en fase de pre-socialización podemos entender que para ellos el resto de compañeros son "la competencia" y no cuesta imaginar la de situaciones que les provocarán frustración, dolor, agotamiento de tanto competir y pelear.. y encima sin mamá cerca!

Dándome cuenta de todo ésto, pongo especial cuidado en que mis hijos no tengan que reprimir nada más el resto del día. Lo bueno que tienen los niños es que no se quedan con nada que les sobre.. y aquello que se quedó atascado en el cole sale en cuanto se liberan. Y muy habitualmente sale en forma de lloros, de gritos, de peleas, de "noooo", de "tontaaa".. las emociones que se generan cuando un@ es reprimido no son de las más amigables, la verdad, y luego, cuando pueden por fin, se manifiestan abruptamente. Y los pequeños necesitan contar con la comprensión y ayuda de sus padres para librarse de lo que les oprime.

No todos los niños lo vivirán así, estoy segura, sin embargo yo si veo algo de esto en mis hijos y en muchos niños de alrededor. Los comentarios habituales de estos días me lo confirman:  "están mis hijos..", "lleva unos días más llorón..", " vaya carácter ha sacado al empezar la escuela!". Hoy en la frutería la tendera ha preguntado a una niña de unos 3 años que qué tal en el cole y su madre se ha apresurado a contestar "en la escuela muy bien.. en casa muy mal" y enseguida ha añadido que no deja de llorar y que no le de el chupachús que estaba castigada.

Me apena profundamente pensar que los niños, después del cole, no encuentren lo que necesitan, unos brazos amorosos y comprensivos, sensibles y atentos a lo que pueda estar pasando en ese pequeño cuerpecito, dispuestos a absorver y dar validez a las posibles emociones que han surgido mientras estaban "solos" "ahí fuera". Este me parece uno de esos momentos en los que pararse y atenderles con todos nuestros sentidos, esforzándonos por mirarles más allá de donde estamos acostumbrados, lidiar con nuestras propias emociones y no dejar que interfieran en nuestro acompañamiento porque ahora los que apremian son ellos. Me pongo como objetivo estos días no permitir que me alcancen las explosiones de emociones contenidas sino absorverlas y liberarlas.. y la forma que he encontrado de descargarnos tod@s es.. reír y jugar y correr y no parar de reir y llorar si hace falta y volver a reír y bailar y reír y reír y reír :D

Y es que os imagináis salir de trabajar y estar con alguién que os siga diciendo qué, cómo y cuándo sin casi tener espacio para elegir nada? los adultos salen de trabajar y tienen otras obligaciones, de acuerdo, pero en algún momento del día hacen lo que quieren, lo que les apetece.. unos van al gimnasio, otros se reunen con amigos para tomar algo, otros se tiran en el sofá a hacer nada (que está muy bién), algunos van a correr, a la piscina, a yoga, al cine, leen, pintan, cocinan, .. casi todo el mundo tiene esa actividad que le permite liberarse, el "ahora yo".

Hace un ratito cuando nos disponíamos a cenar L, que se resisitía a la voz de "a cenar", ha acabado diciendo.. "sí quiero cenar! PERO CUANDO YO QUIERA!". Mi compañero y yo nos hemos mirado al instante comprendiendo lo que pasaba.. "vale L, la cena la tienes lista para cuando quieras" y tras un suspiro que he entendido como un "gracias" ha venido a sentarse con nosotros.. y hemos tenido una cena llena de risas.

Cuánto durará la adaptación? no tengo idea.. pero si no podemos cambiar el colegio (que esa es otra lucha) tendremos que cambiar (o afinar) el entorno familiar. Y si no sabéis por dónde empezar.. REIROS!

59 comentarios:

  1. Gran entrada! Debería repartirse como lectura obligatoria a todos los padres cuando fueran a recoger a los niños del cole!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exactamente ,de acuerdo con Andrea:)

      Eliminar
  2. mi ch6ico tiene año y medio y no va al cole aun pero me h6a parecido g5enial, da g5usto leer a ujna madre que empatiza tanto con sus h6ijos!!admirable!!!muas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras! Me alegro por tu pequeño.. lo cierto es que a esa edad no están preparados para el cole. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola, guapa...

    Yo estoy totalmente de lleno en esta etapa y en P3. Me paso toda la mañana en la clase de mi hija, acompañándola (en esta escuela nos dejan, adaptación real) y sabes qué? Somos sólo 2 y hace 4 días que empezamos el cole. Muchos, lo sé, no trabajan, pero no se quedan. Resultado: niños con un llanto desgarrador, niños que pegan, niños que se aislan, niños enfadados todo el tiempo. Miras la clase y no, no veo niños felices.
    Quiero pensar que nos iremos adaptando todos... pero no es fácil! Sobretodo si luego estos niños no encuentran acompañamiento real a lo que han vivido. Y si los adultos no somos conscientes de lo que ha podido vivir el niño en el cole... Y desengañémonos, esta sociedad, muy consciente, no es.
    Hoy estoy triste, muy triste de leer lo que cuentas, de digerir lo que estoy viendo... Y lo peor sabes qué es? Que no quiero adaptarme a niños que no son atendidos ni escuchados. Y no quiero que se adapten a que nadie entienda qué demonios les pasa... porque sino, estamos consiguiendo adultos sordos para mañana. Sordos también al llanto de sus hijos... Y la rueda sigue, y sigue...
    Gracias por dejarme expresar! besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que cierto Miriam. Me pasa igual cuando a veces dejo a Sara en el jardín y veo a niños llorando con gansa de estar con su mamá, en su casa sin poder hacerlo. Me duele como si fueran mis hijos, y tampoco me quiero acostumbrar a niños que no son acompañados, sostenidos y escuchados.. yo tampoco quiero. Gracias por expresarte. Te mando un abrazo.

      Eliminar
    2. que bien para ti Miriam que pueedes quedarte...i que pena por los niños que se quedan solos,,sus mamis no sabe aprovechear eso de de quedarse con ellos:(no se como pueden estar tranquilas sabiendo como lloran pobresitos:(

      Eliminar
    3. Miriam, gracias por enriquecer el post. Esta segunda semana de adaptación se me está haciendo muy dura.. y no por mi hijo sino por la impasividad que veo ante el sufrimiento de algunos de los niños, las lágrimas han salido de mis ojos acompañando las de esos pequeños que se encontraban solos entre tanta gente. La adaptación no tiene por qué ser así, o por lo menos no debería.. a qué nos estamos adaptando? para los niños que siguen el ritmo esperado todo va bién, incluso se les permite llorar a compañados pero ay para aquellos con otros ritmos! comparto tu tristeza.. y yo también me niego a aceptar el abandono emocional como norma. Siento impotencia. Gracias por ayudarme a sacar.. Besos!

      Eliminar
  4. gracias no sabes cuanto me has ayudado mi niño aún no va a la guarde pero tenemos el mismo problema en casa de los yayos yo trabajo, mi chico también y mi suegra no deja al nene moverse porque lo tiene todo impecable y cuando llega a caaa saca todo de los cajones, no quiere irse a dormir aunque se caiga de sueño y eso que dormimos juntos en la cama que siempre le había gustado mucho pero ni por esas. Yo llevaba unos días un poco nerviosa, la casa, el trabajo y mi nene desbocado pero como tu dices habrá que reirse ya habrá tiempo para poner todo al día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya lyjumi, es estupendo que tu niño saque lo que ha estado guardando mientras no ha estado contigo.. es una manera de que sepas lo que está vivenciando. Estoy segura de que una vez has sido consciente de ello encontraréis la forma de ayudar a tu peque con esas energías desbocadas. Suerte, piensa que nada es para siempre. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Muchas gracias por el post, me ha encantado y estoy plenamente de acuerdo con lo que manifiestas. Y, en efecto, debería ser, este post, de 'obligada' lectura para algunas madres y padres. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias isa, por pasarte, por comentar y por tus palabras. Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola preciosa!
    Me tocas un tema sumamente sensible ahora mismo y es que en nuestro caso la entrada al cole no ha ido bien y como afortunadamente yo estoy en casa, prefiero esperar a que mi hijo esté preparado. Lo único que oigo es que lo que necesita es ir y que así se le quitarán las tonterías, pero si no le he dejado llorar nunca no me parece bien hacerlo ahora, me siento como si le estivilizase escolarmente. Los adultos no somos conscientes de las necesidades de los niños, les llamamos egoistas, pero tenemos un ego tremendo que es el que hace que no les prestemos atención. Espero que todo cambie pronto. Perdón por el desahogo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! pues si estás en casa y puedes atenderle, y ves que él no está preparado no veo motivo para que le lleves, desde luego él no lo necesita. Me alivia ver madres sensibles, como tú, a las necesidades de sus hijos después de esta semana de adaptación.. Besos!

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho Carol.

    Por ahora no tengo intención de llevar a Minerva el año que viene al cole, me parece muy pronto, y así será si nos lo podemos permitir, es decir, si podemos organizarnos y seguimos como hasta ahora.

    Me da tanta pena que los padres y la sociedad no sea consciente de todo esto, y les traten de llorones, insoportables, malos, etc. ¿Es que no se dan cuenta de los que esos niños tan pequeños tienen que llevar sobre sus hombros?

    Me ha parecido maravilloso vuestra respuesta a L, es genial. Estoy segura de que con ese gran apoyo (así es como debería ser en todos los hogares) la adaptación será mucho más sencilla.

    Lo comparto.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol, me parece estupenda vuestra decisión de no llevar a Minerva al cole si todos estáis cómodos con esa decisión.. la verdad es que ella sale ganando horas con mamá y eso es insustituíble.

      He podido constatar en las última semana que por lo general no se tiene consideración hacia los sentimientos de los niños.. cuántos lloros sin necesidad! Se me encoge el corazón ante tanta ceguera!

      Gracias Carol, tus comentarios siempre son enriquecedores :)) Besos gordos!

      Eliminar
  8. No puedo más que darte las gracias por estos consejos/vivencias.
    Hace unos días discutía con mi marido porque no paraba de quejarse de lo inquieto y mimoso que estba nuestro hijo Pablo, de 2 años y 9 meses que acaba de entrar en preescolar de 3 años. Le dije casi las mismas palabras que tú. ÉL es un PADRAZO donde los haya, pero simplemente no había "mirado con esos ojos" los sentimientos de su hijo. Y es que de vez en cuando hay que "agacharse" y mirarlo todo desde una altura de 80cm, ponerse en su lugar y dejarles sentir que no están solos, pero a su manera...
    DE nuevo gracias por expresar tan bien estos sentimientos maternales, me han hecho ver y sentir que no voy tan desencaminada con mis hijos

    Un saludo
    Macarena
    Macare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Macarena, gracias a tí por compartir aquí vuestra experiencia. Lo que veo es que además de ser sensible a tu hijo lo eres también hacia tu marido :)) qué maravilla! De nuevo gracias! Un abrazo!

      Eliminar
  9. En América, donde yo vivo, muchas familias optan por el "homeschooling" que es perfectamente legal. La madre (o el padre) enseña a sus hijos el mismo currículum que usan las escuelas, si hay algún área que no dominan bien algunos le ponen un tutor. Después el niño presenta un examen del Estado para ver si aprueba o no ese grado.

    No tengo hijos pero si los tuviera creo que optaría por el homeschooling. Sé que no todo el mundo puede permitírselo porque consume mucho tiempo, y que además creo que en España es ilegal, pero es un estilo de vida familiar en el que tú escoges de qué manera los educas, y sin el sistema escolar que puede llegar a ser terrible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, el homeschooling es una perfecta alternativa al sistema escolar, estoy de acuerdo. En España cada vez tiene más adeptos pero actualmente no está regulada.. aunque hablando de infantil no hay problema porque la educación todavía no es obligatoria a esas edades.

      Nosotros personalmente no la hemos considerado como alternativa porque mi trabajo (auque ahora estoy de excedencia) no me permite llevarla a cabo, pero quién sabe en un futuro.. lo interesante es que haya alternativas.

      Gracias por tu aportación. Un abrazo!

      Eliminar
  10. Carol que reflexión tan valiosa e inteligente. me da pesar pensar también que hay un montón de niños que llegan a casa y no encuentran lo que necesitan, y que muchas veces nosotros los adultos no tenemos la capacidad de comprender lo que les pasa. De verdad muchas gracias por estas palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zary, lo cierto es que estamos tan inmersos en nuestros propios problemas y quehaceres diarios que puede ser fácil el olvidarnos de los demás, incluídos nuestros hijos. Tenemos que realizar un esfuerzo por salir de nuestra propia "miseria" (igual me he pasado ahí jeje). Besos!

      Eliminar
  11. Me ha encantado la entrada. Es muy cierto q hay q dejarlos fluir y q asi son mas felices. Pero cuando quieren fluir corriendo x a calle sin mirar si hay coches es muy facil llevarse un "tonta" . Q dificil es ser madre a veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff dificifísimo en ocasiones jaja y otras tan fácil ;)) LA cosa no está en dejarles hacer lo que quieran sino en comprenderles y no negarles sus vivencias tal como lo experimentan ellos.. creo yo. Que se mosquean porque no les dejamos cruzar la calle a lo loco.. pues vale, lo entendemos.. ellos no quieren parar de jugar y correr pero nosotras no podemos dejar que hagan eso porque tenemos que velar por su seguridad. Y se lo podemos explicar tal cual. :)) Besotes guapa!

      Eliminar
  12. Genial, como siempre!! Pues si, asi estamos en casa. Intentando pasarlo bien, pero el padre parece que tambien necesita adaptacion. Poco a poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Aitzpea, la verdad es que todos necesitamos la adaptación. Espero que acabéis adaptándoos todos. Besotes!

      Eliminar
  13. Hola Preciosa:

    Como siempre tus entradas están llenas de reflexión y de certeza. En nuestro caso parece que tenemos "suerte" y tras un susto, va todo rodado, pero es un cambio tan sumamente enorme que tenemos que estar ahí y ayudarles a dar rienda suelta el resto del día y canalizar.

    Muchos Besotes!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa, me alegro que os vaya bién. Es cierto que es un cambio muy grande para ellos y no todos lo ven así. Creo que nos toca ser responsables con lo que hacemos con ellos y luego atenderles como se merecen. Gracias por pasarte guapa! Besos!

      Eliminar
  14. Cuanra razón en todo Carol. Este año el PqñoGuerrero aún no va al cole , podria con esa moda de dejar a los niños en las gratuitas aulas de dos de los colegios públicos.¿ Pero no le has metido al cole?. Pues NO, no quiero que vaya y No no me parece quje sea ni la edad ni `positivo para él y No tampoco me puedo permitir el quedarme en casa... pero lo sobrellevamos.¿ que altenativas quedan? , pues no se bien la verdad. Por un lado se puede recurrir a las madres de dia , a colegios en los que antes de llevar a nuestros peques nos hayamos informado del qué , cómo, cuanto y cuando. Participar en los coles y exigir cambios ( los padres y madres tenemos un poder que nunca nos cuentan ... no sea que lo ejerzamos). Siento no ser nada positiva con la escuela de hoy en dia...pero como digo en un post de mi blog. Yo estuve alli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta, estoy contigo en todo lo que dices.. esas son las alternativas que quedan. Las madres de día pueden ser una buena opción donde las haya.. y cada vez hay en más sitios. Y por otro lado, una vez que decides escolarizarlos (el nuestro es el que más me convenció en cuánto a metodología, o sea, el qué, cómo y cuándo, pero no deja de estar dentro del sistema educativo) pues participar en algún órgano del cole es una opción para ir más allá de la queja.

      Gracias por tu aportación, guapa! Besos!

      Eliminar
  15. Que estupenda reflexión! Me ha encantado leerte, a veces no nos ponemos en lugar de ellos y tenemos que leer cosas como estas para pensar un poco. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lianxio, es verdad.. el ponnernos en su lugar requiere un constante trabajo de consciencia y atención.. pero bién merece la pena. Besos!

      Eliminar
  16. Me ha encantado tu entrada. Creo que es una gran reflexión. La esencia en realidad es una vez más la empatía hacia los niños y grandes dosis de paciencia, cariño y libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mamácolibrí, que bién lo has resumido, esa es la esencia para todo! Besotes!

      Eliminar
  17. Muchas Gracias por compartir tu reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué MARYIGT, y muchas gracias por comentar. Un beso!

      Eliminar
  18. Qué puedo decirte, Carol, pues que muchas gracias porque hay días que entre el cansancio y los ritmos desencontrados no reímos juntos los 3. Gracias por tu reflexión y por ese sentir tuyo tan vital!! Besitos a raudales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colo linda, y qué bién sienta reirse juntos, verdad? se cura todo.. Gracias a tí! Besos mil!!

      Eliminar
  19. Como siempre un placer leerte Carol,gracias por compartir con nosotros tus sabias reflexiones. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adriana, gracias por tus palabras y por pasarte por aquí. Besos!

      Eliminar
  20. Me ha encantado este post, se lo enviare a mi marido, para su reflexion. Es que estamos con el peque de 2 años y 4 meses, empezando en una guarderia por primera vez. Y aunque al principio parecian muy flexibles y nos decian que el periodo de adaptacion podia ser de un mes, de repente nos han dicho que se acabo con los papis o la niñera en la guarde. QUe ellos ven muy preparados al peque y que estaria mejor apra el dejarle solo. Pero yo he estado alli varias veces y he visto a los otros niños, sin su papa o sin su mama. QUe me venian a buscar a preguntarme donde estaba su mama, llorando, sin que alguien les haga caso... No quiero que mi hijo este asi... ufff... que dificil... yo lo sacaria de alli, pero no se como convencer a mi marido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Daniela, si es difícil, sí. Bueno, si la adaptación es de 1 mes no veo por qué tienes que irte.. también puedes quedarte en el pasillo por si tu peque te necesita. Así te quedarás más tranquila. Hay niños que realmente no están preparados para el cole a esa edad y eso ya se ve en la adaptación. Si es el caso y es posible no pasa nada por retrasar el momento de la escolarización que llegará inevitablemente. Espero que llegéis a un acuerdo tu marido y tú. Suerte! Un abrazo!

      Eliminar
  21. Yo creo que nosotras las madres conocemos muy bien a nuestros hijos y somos nosotras las que solo viendolos sabemos si estan o no adaptados no podemos dejarlos llorando esperando a que se les pase necesitan atencion y cariño,,cada niño es unico y necesita un tiempo para adaptarse a la nueva situacion ,,,hay que darselo,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo mjose, cada niño tiene sus ritmos.. igual uno necesita 2 semanas para encontrarse cómodo con el nuevo entorno y personas, otro 2 meses y otro 2 años! Y como dices, las madres somos las que mejor conocemos a nuestros hijos y las que podemos decir con más acierto lo que ellos necesitan. Desde luego, lo ideal sería respetar esos ritmos (que entiendo que por temas laborales no siempre es fácil).

      Gracias por tu aportación mjose. Un abrazo!

      Eliminar
  22. Carol, qué añañir...estoy completamente de acuerdo contigo! Hay que estar tan atentos...porque lo fácil es caer en pensar que están insoportables...los pobres, todo lo que nos aguantan! Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María! es cierto.. hay que estar muy atentos.. a ellos y sobre todo a nosotras ;) Mil besos!

      Eliminar
  23. Por cierto, te he dejado un regalito:
    http://tresamoresyunmillondeaficiones.blogspot.com.es/2012/09/premio-un-blog-lleno-de-sorpresas.html
    cuando puedas, pásate a recogerlo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, gracias bonita! Llevo un lío con ésto de los premios! Besos!

      Eliminar
  24. Carol, Guapa, vuelvo a pasar por aquí para dejarte también una cosita para recoger: http://micucolinet.blogspot.com.es/2012/10/una-de-premios-variados.html

    Besotes!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma guapetona, gracias!! como le decía justo arriba a yomisma, llevo un jaleo monumental con los premios, no consigo ponerme al día! Pero os lo agradezco de corazón! Besos!

      Eliminar
  25. Hola,

    quiero recomendar un blog de canciones infantiles:
    Canciones infantiles online

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Este texto nos ha sido de mucha ayuda. Lo hemos enlazado aquí: http://www.malagatequieroverde.org/mamasyoga/?p=369

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que os haya sido útil. Gracias! Un abrazo!

      Eliminar